Nuevo palabro: slotear

Godmorgen!!

Hoy vamos a "slotear", dícese de la acción de pasar un día entre castillos (slot, en danés).

De momento ya te repito ese mantra mío de... "hay vida fuera de Copenhague", de algo tenía que servir haberme transformado en una urbanita reconvertida.
Por si a caso te recuerdo que ya te he propuesto dos planes fuera de la ciudad la mar de interesantes, visitar mi museo favorito el Lousiana Museum o acercarte a dar un paseo por el Dyrehaven.

Sjælland, la isla en la que está Copenhague, está llena de castillos. Por lo visto hubo una época en la que estos vikingos dejarón de ser medio bárbaros para aposentarse y gustarles eso del buen vivir.

Aunque hoy voy hablarte del castillo de Kromborg, lo ideal sería que dedicases al menos un día  a "slotear" y pudieses también visitar el de Frederiksborg, y si has alquilado un coche o te gusta la bicicleta (recuerda que puedes meterla en los trenes, salvo las tipo "christianiacykel") acercarte al de Fredensborg.

Castillo de Kromborg, Helsingør
Palacio de Fredensborg, Fredensborg
Castillo de Frederiksborg, Hillerød



Para no saturar voy a ir uno por uno, y empezar por el de Kromborg, que está al norte de la isla, en la pequeña ciudad de Helsingør. Es uno de los cinco monumentos daneses declarados Patrimonio de la Humanidad, y seguramente ya lo conoces... ¿Crees que no? ¿Y si te digo que es el castillo donde se desarrolla Hamlet? Seguro que ahora ya te va sonando...

Fuente: web del castillo
Está situado junto al mar frente a la costa sueca y puede ser visitado durante todo el año. Las mejores épocas del año, en mi opinión, son en verano, cuando hay organizadas un montón de actividades relacionadas con la obra de Shakespeare, y en invierno, en especial el fin de semana que se celebra el mercadillo navideño por las estancias de la planta baja del castillo y la visita del Julemand -hombre de la Navidad- (es tan mágica la visita que hasta yo creí por un momento que me habían engañado, y que Papa Noel no era un invento de Coca-Cola).
Si no quieres pagar la entrada siempre puedes dar una vuelta alrededor del castillo, incluso hasta finales de mayo (coincidiendo con las actividades extras de teatro) puedes llegar a visitar el patio.





Si te interesa casi a la entrada del castillo, justo antes de atravesar el foso que lo rodea puedes visitar   el Museo marítimo, del que no puedo decirte mucho porque nunca he estado aunque el edificio construido a nivel del mar, me parece espectacular.

Museo Maritimo, Helsingør
Ya que has subido hasta aquí, yo aprovecharía para callejear por Helsingør, una ciudad pequeña pero muy "pinterest" y sobre todo, pasar a saludar a "Ham", mucho menos visitado que la sirenita.





Más de una tienda de alcohol te encontrarás, los suecos vienen desde Helsinbørg a comprar como locos!!
Y antes de seguir "sloteando", dos recomendaciones: una parada para comer en Spiseriet o un helado en Brostræde Is.



Información práctica:
  • Si compras la Copenhague Card tanto el transporte como la entrada al castillo  y al museo marítimo están incluidos.
  • En tren desde Copenhague son unos 50 minutos de viaje, si no has comprado la Copenhaghe Card  espero que tengas pensado comprar la Rejsekort porque con ella el precio del billete es 39,20 kr, frente a las 108 kr. que te costaría si lo compras como billete individual (como ves comprar esta tarjeta es una buena inversión).
  • La entrada al castillo de Kromborg son 90 kr para los adultos y 45 kr para los niños (de 4 a 17).
  • La entrada al museo marítimo es de 110 kr para los mayores de 18 años.

Te espero el viernes para el café, quizás para un té o a la hora del vermut;)

1 comentario

  1. Yo creo que fui a ese castillo o a uno similar, porque luego estuvimos en un pueblo así de bonito tomando algo en una terraza con mantitas. Me encantó y pagamos la entrada y todo. El museo marítimo no me suena, pero fui hace 7 años, igual ni estaba...

    Bueno, me encanta tu sloteo!

    ResponderEliminar

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.