Louisiana Museum, porque deberías visitarlo

Me gustan los lugares en los que me siento bien y el Louisiana Museum es uno de esos lugares. 
No soy ninguna entendida en arte así que evito cualquier tipo de explicación que dejo para los expertos. 
Lo que si te puedo decir es que una de las cosas por las que me gusta el Louisiana Museum es precisamente que no es el típico museo. No es un edificio majestuoso con una increible coleccion, son varios edificios de distintos estilos unidos entre sí por pasillos, algunos de cristal, donde al otro lado te encuentras un bosque de esculturas, un lago, un horizonte en el mar... Conoces muchos museos así?   





Recuerdo la primera vez que lo visite, fue en Noviembre de 2012, todavía me consideraba de paso por tierras vikingas, no estaba realmente instalada ni pensaba en clases de danés (vivía en modo turista), me fui con unos casi desconocidos a apurar una tarjeta turística de 24 horas en Copenhague y está era la ultima visita programada, llegamos agotados y aún así yo salí con ganas de volver a entrar.

Desde aquella primera vez, lo he visitado un montón de veces (y maridin aquí añadiría “compra de una vez el pase anual!!”) y he podido ver más de una exposición temporal realmente increíble.

Exposición NEW NORDIC -  Fuente: Loussiana Museum

Exposicion: WARHOL EARLY DRAWINGS   -  Fuente: Loussiana Museum

Exposición: TARA DONOVAN  -   Fuente: Louisiana Museum

Exposición: OLAFUR ELIASSON  - Fuente: Louisiana Museum 


Exposición: OLAFUR ELIASSON 
Exposición: JEFF WALL  - Fuente: Louisiana Museum
Exposición RICHARD MOSE The Enclave  - Fuente: Lousiana Museum

Pero como con las exposiciones temporales puedes tener más o menos suerte, te pueden gustar más o menos, estas son mis razones por las que el museo Louisiana merece una visita:

-  No puedo decirte con seguridad cuantas exhibiciones temporales puedes ver al año pero la colección permanente tienes un par de cosas imprescindibles: la sala Giacometti y la instalación de luces de Kusuma “Gleaming Lights of the Souls”.





-    El bosque de esculturas perfecto en cualquiera de las épocas del año para dar un paseo.








-    El jardín frente al mar.



-  Porque es un museo que invita a visitarlo con niños (experiencia basada en la observacion y mis propias visitas acompañada de amigos con niños). De primeras, en el recorrido por el museo te vas a encontrar una sala esperando a los más pequeños con actividades relacionadas con las exhibiciones. Pero es que hasta mi ultima visita, el viernes pasado, no había descubierto en la parte exterior escondido por el bosque y frente al lago un súper tobogán. Venga va, ahora dime si es o no para visitar con los más pequeños de la casa. 






-    La tienda del museo… Si lo sé puede sonar extraño pero es fantástica, intenta ir, salir con las manos vacías y luego me cuentas. Tienen una increíble selección de libros, danish design en moda y decoración y para los más peques.




Si te he convencido a visitar Louisiana Museum, esta información práctica podría servirte de ayuda.
  • Como llegar: Desde la estación central de Copenhague hasta Humlebæk, desde allí puedes coger un autobús hasta el museo o ir caminando. El trayecto dura 40 minutos y tienes trenes cada 20 minutos. El billete si lo compras en la estación son 108 kr pero espero que te hayas hecho con una rejsekort por 39,20 kr.
  • Horarios de apertura: El museo está cerrado los lunes, de martes a viernes abre de 11 a 10 y sábados, domingos y festivos hasta las 6.
  • Entradas: La entrada cuesta 115 kr., los estudiantes pagan 100 kr. y los niños y menores de 18 años no pagan entrada.  
  • Comer allíTienes dos opciones, o llevarte la comida y disfrutar de un picnic en el jardin (siempre que el tiempo lo permita) o disfrutar de una comida en el restaurante del museo. Te puedo decir que ambas opciones son buenas. Las veces que he comido en el restaurante no he utilizado el buffer sino el bar, puede ser una buena ocasión para probar los famosos smorrebrod daneses.
Te han entrado ganas o no de visitar el Louisiana Museum?

3 comentarios

  1. Qué pasada!! Creo que lo de las luces y ese jardín (con tobogán!!!) me han convencido!

    Tengo que ir! ;)

    Besines

    ResponderEliminar
  2. Lo sabes no!?!?! Nos vamos a plantar todas en tu casa!!! Yo me pido la tienda y se de dos que como vean ese tobogán ... se acabó la visita, jajaja!!

    Besos

    I

    ResponderEliminar
  3. Y se pueden hacer picnics en el jardín, y eso mola mucho, por lo menos yo guardo un gran recuerdo de esa comida sentada en el "prao"

    ResponderEliminar

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.