Llego la hora de pensar en vacaciones...

Buenos días,

Ya lo sabrás, no vengo hoy a descubrirte la pólvora, finalmente ha llegado esa época del año en que toca preparar maletas y decidir destinos porque... las vacaciones están a la vuelta de la esquina!! 
Todo el mundo feliz como una perdiz porque han subido las temperaturas, salvo aquellos a los que no les gusta nada el sol o los que vivimos más cerca del polo norte y seguimos esperando señales del verano.... (Inciso, llamamiento... "Yuhu!! Estamos aquí!! Los que residimos en tierras vikingas también necesitamos sol como las plantas para su fotosíntesis"). 
Lo dicho, ahora ya sólo queda ir tachando días en el calendario hasta que por fin llegue el ansiado momento de coger las maletas y cerrar la puerta de casa.


Pues voy a confesarte algo, para mí esta época del año supone un estrés loco desde que nos mudamos a tierras vikingas...
No me malinterpretes, no sé trata de que no quiera o no necesite vacaciones, es que vivir lejos de los tuyos a veces es una lata. Llega el momento de planear vacaciones y te debates entre salir huyendo a la madre patria cueste lo que cueste o ser sincero y plantear que todo tu tiempo libre no puede quedar a expensas de que todo el mundo te repita las ganas que tiene de verte.



Y como la decisión no es fácil, pues este año todavía no estaba tomada hasta ayer mismo, pero ha sido recordar que el año pasado cuando estábamos en esa tesitura decidimos quedarnos por tierras vikingas y disfrutamos de unos días de descanso maravillosos y tenerlo claro.
Así que hoy toca repetir eso de... hay vida fuera de Copenhague, y además hay vida fuera de la isla de Selandia!!
El año pasado acabamos con unas vacaciones en modo road trip que parecen ser de las que más nos gustan últimamente. Pasamos una semana por la peninsula de Jutlandia, donde sólo habíamos visitado Legoland, y tengo que decirte que la costa merece mucho la pena (especial atención para los locos de los faros). 


Al oste de la peninsula, visitamos Esbjerg y los rebautizados por mi como los "hombres de Pascua daneses", blancos impolutos como no podía ser de otra forma por estas tierras (inciso: lo que cuesta encontrar lejía en los supermercados y lo que les gusta a ellos el blanco nuclear!!). 


Al este nos quedamos en un hotel maravilloso con vistas al fiordo de Vejle, una pequeña ciudad que  se merece un paseo desde el centro de la ciudad hasta los famosos edificios de la ola, nos convertimos en los únicos turistas en las playas de la zona, y descansamos y desconectamos.



Subimos hasta el punto más al norte de la peninsula, Skagen, y recorrimos la playa que lleva hasta la punta de flecha donde se encuentran los dos mares, el del Norte y el Báltico, un auténtico espectáculo de la naturaleza. Visitamos el pequeño pueblo pesquero (muy pinterest) muy conocido aquí por la colonia de artistas que se instalaron durante el siglo XIX inspirados por su luz mágica (a mi "la escuela de pintura de Skagen" me recuerda un montón  a los cuadros de Sorolla). Fuímos hasta Råbjerg Mille, la duna movil más grande del norte de Europa, y subimos y bajamos, y saltamos y hasta hicimos la croqueta.




Pasamos un par de noches en Arhus, turisteamos pero con tranquilidad, callejeamos y visitamos el Museo AROS, seguro que has visto un montón de veces su famoso Rainbow Panorama o la escultura de The Boy, yo no lo sabía hasta que lo visitamos pero el sentimiento que te produce su mirada es distinto dependiendo desde el lugar donde le mires.



Bueno y tú... ¿ya tienes decididas tus vacaciones? No nos queda demasiado tiempo así que espero poder contarte que hemos decido hacer finalmente, Spain tendrá que esperar.

3 comentarios

  1. Faros? Has dicho faros? Ohhh, mi debilidad.... Tendré que buscar alguno por Galicia! Os extrañaremos mucho, muchísimo, hay un peque que tachará los días del calendario que faltan para las Navidades!
    Pasarlo muy bien.

    El papá de Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vete a buscar faros por Galicia (yo preferiría que vinieses a visitar los daneses) pero oye no necesitas a Pablo para buscarlos, compra un billete y mándanoslo para aquí, me temo que los días hasta que lleguen las Navidades se nos van a hacer eternos...
      Besines desde Dinamarca

      Eliminar
  2. Vero, que fotos más bonitas!!!! me encanta viajar contigo por tierras vikingas.
    Mil besos

    ResponderEliminar

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.