Mis likes de Instagram 2017

Vuelvo por aquí para hablar de Instagram como tantas otras veces, no sé si sigue siendo mi red social favorita pero parece que me resulta un tema recurrente para el blog, y no será porque no haya otros muchos de los que me gustaría compartir opinión o divagar.


Photo by Hans Vivek on Unsplash

No voy a hablar del algoritmo, porque realmente me la trae al pairo; que no se ven las fotos en orden, que decide por nosotros lo que vemos, keep calm!! No todo será culpa de las nuevas ideas de Mr. Zuckerberg. Yo, por ejemplo, le dedico menos tiempo desde que abandone tierras vikingas, así que la consecuencia natural es ver un número menor de fotos, pero no sufro porque tiene rápida solución: si echo de menos un perfil, lo busco y me pongo al día, y ya está, sin dramas.

No voy a insistir en el tema de la publicidad encubierta (también llamada colaboración) porque me cansa, porque sigo pensando lo mismo que hace meses, porque entre la publicidad que nos cuela IG y las colaboraciones, me río de la teletienda.



Hoy vengo a compartir mi collage de las "best nine 2017" y a divagar entorno a ellas. 
Lo primero que he empezado descubriendo es que este año sólo he subido 193 fotos frente a las 463 del 2016, está claro que algo está pasando en nuestra relación querido Ig, pero ya se sabe que todas las relaciones sufren altibajos. 





1.- De repente "mara mara" en Vitoria, la primera gran nevada , hace un par de semanas
Me hace gracia porque no estaba segura si compartirla y lo hice animada por maridin a quien la foto le encantaba, quizás debería hacerle más caso de vez en cuando. 
Está claro que no tengo ni idea de lo que gusta, pero esto está bien porque demuestra que suelo colgar fotos que considero que van con lo que quiero contar, que sigo pocas modas y mantengo, aunque sea, un poco de personalidad.

2.- El bosque con niebla
Me recuerda el largo invierno danés y los paseos de los domingos alrededor de nuestra casa en Holte, casi cuatro años entre bosques y lagos, muy bucólico pero volver me ha dado la razón: fundamentalmente soy urbanita. 
Me gusta salir a pasear por el cinturón verde, estoy deseando una excursión al Gorbea pero disfruto mucho del bullicio controlado de Vitoria, seguramente en una gran ciudad mi yo "Paco Martinez Soria" lo pasaría mal.

3.- Cisnes en los lagos de Copenhague de cuando empezamos a quitarnos los abrigos porque parecía que la primavera llegaba.
No teníamos ni idea que durante nuestro último verano danes nos veríamos a diario. 
Esta foto me traslada a nuestra casa en la ciudad, nuestra última morada vikinga, me recuerdan a nuestro ángel de la guarda y aquella nueva rutina diaria de paseos cruzándome con gente, y a todos aquellos momentos de dudas sobre si las decisiones eran las correctas.

4.- Smögen, sus casas de colores y su reflejo en el Báltico
Uno de esos sitios del norte a los que siempre volvería, de turismo, eso sí. 
Aquel viaje de Pascua en el que volví a jugar al mus, en el que nos aficionamos a los desayunos continentales, en el que no paramos de comer y reír. 
Volver a Smögen con amigos fue una magnífica idea y sirvió para destensarnos del año que llevábamos.

5.- Nosotros en Gleaming Lights of the Souls by Yayoi Kusama en mi museo favorito, el Louisiana
Yo también incluiría entre mis fotos favoritas alguna de las tropecientas que tenemos en él, lo echare mucho de menos. 
Al menos sirve para darme cuenta  que sin haber alcanzado la perfección en nuestra técnica de selfies, progresamos adecuadamente.

6.- El faro de los acantilados de Stevn
Visitamos muchos faros este año, quien sabe si estábamos buscando nuestro norte, hasta que por fin volvimos a él. 
Ahora todos los faros están un poco más lejos porque hemos terminado algo más tierra adentro de lo que quisiera. Me encantaría estar más cerca del mar, no nos queda otra que dedicarnos a excursionear, una excusa como cualquier otra para conocer nuevos lugares.

7.- Otro faro, el de Isla Pancha
Por lo visto somos muchos los locos de los faros. 
Recuerdo aquellos días conociendo las perlas del suroccidente asturiano, aprendí a reconocer la belleza de lo que se encontraba cerca y a la que no había prestado atención. Objetivo número dos para 2018: hacer muchos kilómetros sin tener que ir lejos. 

8.- Ellas, las cantábricas, en Santiago, un día de lluvia
Porque éste y muchos otros momentos debemos agradecérselo a Instagram.

9.- La última nevada en la terraza danesa
Terminar un ciclo, el principio y final de un año que empezamos a más de 2500 kilómetros y que logramos terminar cerca de nuestro paraíso astur.  



Lo que más me gusta de las fotos es que sirven para recordar.



GuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardar
GuardarGuardar

2 comentarios

  1. Pues me voy ahora mismo a hacer mi #2017bestnine para recordar(me) lo bonito que ha sido este año :)

    ResponderEliminar

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.