Sucedió en Berlin...

Gute morgen!!

Estoy de vuelta, no sé si estabas esperando que mi regreso se produjese de la mano de un post dedicado a imprescindibles de Berlin, si es así me temo que hoy voy a defraudarte (aunque como alternativa te propongo que busques aquí).

No voy a hablarte de sitios que visitar, lugares donde sentarte a comer o a tomar un café, donde disfrutar de un momento (o los que hagan falta) de shopping, no lo voy hacer porque el jueves salí de mi casa rumbo a Berlin con un objetivo bien distinto: un estudio de campo para poder compartir hoy contigo una de mis teorías (científicamente no contrastadas, que nadie se lleve a engaños!!). 




El punto de partida una versión propia de la teoría de Darwin sobre la evolución de las especies, algo así como "La selección natural de buena compañía que se realiza a través las redes sociales" por Iverina. Y esta vez, además, por fin una de mis teorías viene respaldada por varios experimentos previos, todos ellos con magníficos resultados (véase ejemplos aquí, aquí o aquí).

Podría situar el punto de partida del experimento final de mi teoría en el encuentro a tres que se produjo en el aeropuerto de Berlin-Schönefeld (porque como yo soy una suertuda, los encuentros a dos, ya había podido disfrutarlos previamente), pero en realidad todo empezó mucho antes: en lo que se suponía iba a ser sólo un café con una desconocida en Amsterdam que acabo alargándose y haciéndose corto mientras nos despedíamos en una estación con la idea de volver a vernos pronto, y en un curso para adquirir los conocimientos para poner un blog en marcha y que puso en mi camino a la persona que (detrás de maridin) más me animo a hacerlo realidad. 



Marta y María, ellas eran el principal motivo para comprar un billete de avión rumbo a Berlin y dejar a maridin disfrutar de un finde de Rodríguez con partido del siglo incluido (no compartimos equipos de futbol, así que casi que nos sirvió para ahorramos un enfado tonto).

¿Por qué me permito elevar a categoría de teoría un encuentro de amigas? Pues precisamente por eso, porque con la de personas que utilizan las distintas redes sociales (aunque Instagram siga siendo mi preferida y aunque los últimos cambios como ya dije no me gusten nada) acabar encontrando personas que acaban formando parte de tu día a día, es algo más que una evolución de las especies, se trata de una selección natural de personas que seguramente de otra forma habría sido imposible que se encontrasen, y hace que las redes sociales puedan considerarse algo más que una nueva forma de relacionarse de nuestro tiempo. 



Ahora podría decirte que María y Marta son creatividad en movimiento, pero a estas alturas ya los sabrás y conocerás los dibujines de una o los escandinavos de la otra, la caligrafía handmade Wolle (porque espero que nadie piense que los nombres de madera son fruto de una tipografía descargada de ordenador!!) o los buhos de Pequenalo que cuidan sueños (también los míos), los diseños de láminas de una o los de web de la otra... 


Sí, podría simplemente haberte dicho, más bien repetirte lo que seguramente ya sabías, pero prefiero contarte que además de todo eso a mi, de ellas, me gustan sus risas y sonrisas, sus abrazos (los que dan y se dejan dar -a pesar de todo-), sus "buenos días" de lunes a domingo, sus "como estás" y sus "todo saldrá bien".

Por todo eso, este post no va sobre Berlin, porque simplemente quería compartir contigo algo más que cualquier teoría no contrastada científicamente, hablarte de una amistad nacida a través de la red y de un encuentro a tres que sucedió en Berlin.

Nos vemos el viernes, abrígate que ha llegado el frío.


6 comentarios

  1. Me gusta más este post que cualquiera que hable de Berlín. Me parece fantástico ese encuentro a tres que os montasteis. Y lo del estudio de campo para contrastar tu teoría me parece una gran idea.

    Que tengas un buen día!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marta!!
      Deseando ver lo que nos tienes preparado esta semana.
      Besines from Denmark

      Eliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo con lo que comentas. Desde hace un tiempo tengo la sensación de que encajo más con gente a la que sigo en instagram y que no conozco de nada que en mi propio entorno. Supongo que la vida te lleva por caminos diferentes y vas seleccionando.
    Te leo desde hace tiempo, pero nunca había comentado. Me encanta el estilo desenfadado con el que escribes y que siempre, a pesar de las circunstancias, intentes ver el lado bueno. A mí es algo que a veces me cuesta.
    Un saludo desde el norte también, aunque un poco más a la izquierda :-)
    Isa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leerme, qué ilusión me hacen comentarios como el tuyo!!
      Te voy a decir una cosa, cuando abrí mi cuenta de Ig lo hice pensando en obligarme a encontrar al menos una foto de algo bueno cada día, así que ya ves tampoco soy 100% optimista por naturaleza;)
      Besines from Denmark

      Eliminar
  3. Buena teoría, te escribo medio comiendo un bocadillo y saliendo corriendo a buscar a mis hijas, ya me gustaría explayarme, pero solo ,e da tiempo a decir que es un post fantástico y que Intenet y las redes tan demonizarlas son geniales en muchas ocasiones. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte siempre, con el bocadillo en la mano, corriendo a por la niñas o como sea... Gracias por estar ahí!!
      Y sí las redes tienen muchas muchas cosas buenas;)
      Besines from Denmark

      Eliminar

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.