Algo caliente, que ha nevado!!

Buenos días,

Un algo caliente, por favor!! Si puede ser... para mi chocolate, que aquí ya ha llegado el invierno. Lo hizo el domingo mientras como te conté, yo estaba disfrutando de la compañía de mis norteñas en Berlin. En ese momento, en tierras vikingas caía la primera gran nevada del año, por suerte después de unos días apenas quedan restos, salvo en nuestra terraza donde tenemos un montón de nieve, ahora piedra de hielo de importantes dimensiones (lo mismo me da por hacerme con un picahielos y ponerme a servir copas a los vecinos vikingos, aunque me temo que entre la cerveza de navidad y el vino caliente, igual ni lo apreciaban). 
Por el momento no ha vuelto a nevar y lo mejor es que, si nos fiamos del servicio meteorológico nacional (que todavía no ha dado razones para no hacerlo), la nieve no volverá a acompañarnos hasta bien entrado diciembre, lo que podría pillarnos en nuestro paraíso astur o de vuelta en Dinamarca.

Fuente: www.makeandtakes.com
El caso es que la nieve es bonita, sobre todo en fotos, pero yo también le encuentro sus "peros", ahí van...



La nieve es bonita pero...

1. Te atonta (sólo en aquellos lugares en que nieva más de una o dos veces al año!! que nadie piense que estoy faltando al respeto a lo loco).
Pero, es tal cual lo has leído, la primera nevada del año te deja atontado, con cara de felicidad y pegada la nariz al cristal porque desde dentro de casa todo es taaan bonito, sólo quieres que pare un poco para poder salir a dar un paseo, hacer unas fotos y por supuesto: un muñeco de nieve!! (cantálo como Ana, tú también te la sabes!!)
Pero la realidad es que ese estado de aturdimiento te hace olvidarte de la vida práctica, de si el transporte funcionará con normalidad, de si serás capaz de mover el coche sepultado bajo una tonelada de nieve...
Sé de lo que te habló, nuestro primer invierno aquí (ese en el que tuvimos nieve desde noviembre hasta casi abril, esperemos que tarde en repetirse), me pasé al menos una semana enviando fotos y videos a los amigos de lo maravilloso y bucólico que se veía todo con nieve, a partir de la tercera semana entras en barrena y acabas de la nieve hasta... ahí.


2. Es peligrosa
En serio, parece inofensiva pero no lo es. Yo el lunes salí de casa y me tuve que literalmente abrazar a un desconocido al que podría haber matado del susto cuando sintió que una loca disfrazada de esquimal (esto lo dejo para el siguiente punto) se le agarraba con la firme intención de no caer al suelo y en caso de no lograrlo, al menos hacerlo en compañía. Me salvó mi "undskyld" (perdón) y la mejor de mis sonrisas, sino, yo creo que él mismo me hubiese empujado.
Con nieve, no vale salir de casa con el tiempo justo, un paso más rápido de la cuenta es un paso en falso y un billete de lotería con muchas posibilidades de salir premiado con el resbalón del año.
Básicamente te conviertes en una de esas piedras de curling que va deslizándose, sabes que tienes que levantar bien los pies pero las suelas de tus botas sienten una irremediable atracción hacia la nieve transformada en hielo. En mi caso, empiezo a sentir como mi cabello oscuro empieza a transformarse en una melena rubia trenzada porque ha llegado el momento... Let it go!! (cántala, no hay excusas, todos -algunos más que otros- hemos escuchado esa canción más veces de las necesarias). 
Pues eso, que es peligrosa y en mi caso me lleva a agarrarme a un desconocido, otras -la mayoría- voy cogida a maridin como si me lo fuesen a robar y algunas... algunas acabo en plancha en la acera, y en esas ocasiones, si no hay dolor, el resto del año cuando no hay nieve, me levanto y suelto un "Tachaaaan" pero con nieve.... Let it go!! Let it go!!


3. Te disfraza de esquimal
Básicamente se trata de lo que ya te conté en el post en el que divagaba sobre los cambios que había sufrido mi armario desde que nos habíamos mudado
Poco más que añadir, bueno sí, me vas a permitir que me extienda en el momento calzado para la nieve, que es el que a estas alturas peor llevo.
Resulta que esta semana estaba con una amiga medio lamentándome de lo feas que me resultaban las botas que llevaba (feas, pero calientes y con buena sujeción) y comentando como era el tipo de calzado que jamas de los jamases me llevaría a nuestro paraíso astur por varias razones; una, si llegaba con ellas puestas al aeropuerto, había que quitárselas si o si y eso es algo que odio; dos, llevarlas en la maleta suponía ocupar un espacio muy grande que obligaba a dejar otras cosas que quizás acabasen resultándome más necesarias; y tres, yo con esas botas, por Oviedo no me ponía a pasear.
Pues justo cuando estaba hablando de esa ultima causa fue cuando se vinieron a mi varias imágenes de las navidades pasadas en las que para mi sorpresa con temperaturas incluso rondando los 15 grados varias personas calzaban UGG, Sorel... Y yo que quieres que te diga, pero como se nota que  la moda poco tiene que ver con la necesidad, porque si tuviesen que pasar varios meses calzadándose  únicamente con estas botas tan femeninas y con el abrigo de esquimal sí o sí, otro gallo cantaría!!


Pero bueno, no todo es malo, si coincide que nieva y hace sol, las fotos salen bonitas con solo apretar el botón y la luz es tan impresionante que compensa el resto de días de oscuridad.
Ahora si me dan a elegir, yo me quedaba con una sola semana de nieve aunque fuese esa de atontamiento que te decía.

Disfruta el finde, aquí nos ponemos a pleno rendimiento con el momento navideño, intentare en los próximos post no ser monotemática pero ya estoy poseída por el espíritu de la Navidad!!


2 comentarios

  1. Ja, ja, ja tenía yo hoy un día de perros y me has hecho reír y hasta cantar el Let it go, así que primero, gracias. Segundo, cómo te entiendo!!. Yo era la niña que lloraba cada vez que mis padres me llevaban a la nieve porque "estaba fría" :-), que se quedaba en el refugio en vez de esquiar, y yo, esa misma niña, años después me voy a vivir a Croacia y Bosnia, ala, con un invierno de nieve de 6 MESES!!!
    Así que todo lo que dices es tal cual, primera semana de amor loco y fotos ideales (aún no existía instagram, una pena..) gato en la nieve, pájaro en la nieve, abeto con nieve, terraza con nieve... pero después la cruda realidad, salir del portal y zaska, primera culada en plena acera, ja, ja, ja lo de la piedra de curling me ha llegado al alma... cuando consigues llegar a tu coche sin caerte más de tres veces, ohhhh, el cristal está helado, vaya.... cuando consigues ver algo después de dejarte las manos en rastrillalo, ohhh, las ruedas patinan.... genial ahora es el coche la piedra de curling. En mi primer semáforo, yo, inconsciente española piso el freno y el coche se desliza hasta quedar en sentido contrario, bien!!! cómo mola la nieve. En fin.... dos mini accidentes después y muchas horas de práctica distinguiendo el hielo traicionero de la nieve blandita conseguí caminar y conducir decentemente. Lo de las botas es otro cantar, mientras ellas (las croatas estupendas de dos metros rubias maravillosas) seguían milagrosamente llevando tacones!!!, yo parecía tan femenina como Jesús Calleja con mis botarrones de montaña (UGG??? ja... ya me hubiese gustado...ya...).
    Así que apoyo tu moción, nieve sí, pero si la puedes ver desde el cristal o si sólo dura una semana :-)

    ResponderEliminar
  2. Cómo te entiendo! Aquí este año ya ha nevado un par de veces. Aunque nada comparable con lo que nevaba en Budapest. Estuvo casi 5 meses nevando. La nieve ya no era ni bonita, sino montones marrones al lado de una mini senda para que pasásemos los peatones. Porque eso sí, no he visto una preparación anti nieve así, ni aquí en Alemania. Llegué a Stuttgart en Enero de hace tres años y estaba todo nevadísimo, y como tú explicas muy bien yo iba embobada, toda feliz, hasta que al ir a cruzar un paso de peatones me resbalé y me fui de culo al suelo. Tuve moratones durante 2 semanas!!! Así que sí la nieve muy bonita, pero desde casa.

    ResponderEliminar

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.