Combinación vikinga: cerveza y navidad

Buenos días,

El viernes pasado os comentaba que llegaba tarde con esto de la Navidad, que los vecinos se habían apurado a adornar con luces los balcones (igual es porque la oscuridad empieza a eso de las cuatro, vete tú a saber, si tendrá algo que ver!!) y que el calendario que me había prefijado (1 de diciembre primero, 14 de noviembre después) suponía un adelanto a la tradición familiar según la cual el árbol se pone aprovechando el puente de la Constitución.

Y la verdad es que... NO hemos (uso el plural porque aquí yo ordenaba y esperaba que otros ejecutasen) subido el árbol!! El fin de semana lució el sol y después de una semana gris había que echarse a la calle porque nunca se sabe cuando será el último con sol y sin traje de esquimal, aunque seguro que está al caer, salvo que el cambio climático haya hecho algo para remediarlo.

Ya no es sólo cosa de luces, es que hasta el mismo viernes yo no me enteré de que a partir de esa tarde ya podían beberse las  Juleøl (cerveza de Navidad), sí, como lo estás leyendo, los vikingos le han dado su propia nota de alcohol a ese periodo de reuniones familiares, que luego también tienen otras tradiciones como la de cantar juntos alrededor del árbol pero ellos le ponen su cervecita al asunto, que vete tú a saber si tanta cerveza no tendrá al final algo que ver que siempre estén el el ranking de los más felices del mundo. (Borrachos de felicidad??)





Esta cerveza navideña la empiezan a disfrutar algo más de un mes y medio antes del 24 de noviembre, es toda una tradición, se lanza cada año el primer viernes de noviembre, el conocido como J-Day, y se mantiene a la venta durante 10 semanas al año.

Empleados de la Carslberg vestidos con trajes azules de Santa se pasan la noche dando vueltas en las ciudades más grandes del país para entregar personalmente la cerveza. Cada camión o coches de caballos visita aproximadamente diez puntos de venta durante la noche, ofreciendo una cerveza gratis a todos los clientes, como no les gusta nada beber a estos vikingos, imagínate la que se lía en las calles. Esta tradición se estableció en 1990 y el paso del tiempo ha institucionalizado el J-Dag como el día en que la cerveza de Navidad llega al mercado.

Debido al diseño de la etiqueta con la nieve blanca que cae sobre un fondo azul, J-dag también es conocido como "el día en que cae la primera nevada" (aleja de mi, esa nieve!!).




Voy a añadir a la lista de la compra, alguna juleøl con la esperanza de abrirla antes que las últimas del año pasado que acabaron abriéndose en mayo, es que en realidad en esta casa muy cerveceros no somos pero... donde vieres, haz lo que vieres, no? (O eso dicen)

Nos vemos el miércoles, buen comienzo de semana!!


*La información procede de la web del Carlsberg Group.

2 comentarios

  1. Tradición muy peculiar la que se inventaron estos vikingos en pleno siglo XX...me ha parecido supercuriosa y original. He disfrutadodel post, sobre todo, por tus comentarios...jaja

    ResponderEliminar
  2. Cualquier excusa es buena para salir a la calle y celebrar, o quedarse en casa y beber... ;)
    Gracias pero muy muy objetiva o eres...

    Besides from Denmark

    ResponderEliminar

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.