7 recomendaciones en Gotemburgo

Creo que esto de escribir un post de viaje justo cuando la mayoría vuelve de un puente  puede parecer un poco masoquista. 
No pasa nada, está todo controlado, por fin se ha terminado abril (ha sido un poco insufrible) y ha llegado mayo, ese mes con semanas de cuatro días en tierras vikingas. Creo que ya lo he contado, todos los festivos y danske brø (puentes daneses) se acumulan en las siguientes semanas.



Después de compartir Smögen y alrededores y recomendar que lo mejor en esa zona es dejarse llevar y perderse por sus carreteras; con Gotemburgo, la segunda parte de nuestro viaje, voy a ser más concreta y compartir los sitios que más nos gustaron. 



Previa apreciación: las vacaciones de Pascua no son per se el mejor momento para visitar ciudades en tierras vikingas porque muchos lugares están cerrados o con horarios muy limitados, pero siempre hay opciones.

Siendo mediados de abril, el calendario decía que la primavera debía estar avanzada, así que parecía que era uno de los sitios a visitar. 
La verdad es que cuando llegamos, empezaron a caer los primeros copos, esos que por la tarde se transformaron en una verdadera nevada primaveral, así que la parte de los jardines exteriores no estaban demasiado en flor, pero para contrarrestar, en el invernadero de cristal había toda una explosion de color y calorcito tropical.
Es gratis y merece la pena. 




Es uno de esos sitios que se supone es obligatorio visitar, pero con las vacaciones nos tuvimos que conformar con verlo cerrado y desde fuera.
Se trata de un mercado de pescado, donde comprar y comer a muy buen precio; siempre digo que el tema de lo que cuestan las cosas es relativo, viviendo en Dinamarca el término caro parece tener otro significado, porque al menos en Sjælland el pescado es casi un lujo.




Haga
Es uno de los barrios más antiguos de Gotemburgo, perfecto para caminar y disfrutar entre  casas de madera muy bien conservadas. Además y a pesar de las fechas, fue donde encontramos un mayor número de tiendas, cafes y restaurantes abiertos.
Todas las siguientes recomendaciones son de esta zona de la ciudad.




A estas alturas todos sabemos que el diseño sueco es mucho más que IKEA, así que imagino que poco más tengo que añadir cuando digo que desde que ves el escaparate sólo quieres entrar, y lo peor es que una vez dentro, te lo querrás llevar todo.




Dejados llevar por las buenas críticas y por su ubicación, perfecta para hacer la parada y recuperar fuerzas, fue todo un acierto: local cuidado y comida excepcional. Nosotros nos plantamos en la puerta casi en el momento de apertura al público porque no habíamos reservado y se fue llenando en muy poco tiempo, así que como recomendación: reserva, no te vayas a quedar sin mesa!! (puede hacerse desde su web)

Si algo aprendimos y repetimos durante nuestra escapada sueca fue fika, esa palabra que ellos usan para hablar de las necesarias pausas para tomar un café y algun dulce acompañado de buena compañia con la intención de  descansar y disfrutar del momento. Se pondrá de moda, por esa mania que nos ha entrado de importar palabras especialmente escandinavas, pero para entendernos, es nuestro momento café, el que sirve para descansar durante el trabajo a media mañana, aquel que te tomas con unos amigos mientras os poneis al día o intentais arreglar el mundo.






El Cafe Husaren, es el lugar donde comer los mejores bollos de canela de la ciudad según cuentan, y prometo que lo parecían, pero es que estaba lleno y en la calle habíamos visto un par de sitios que también nos habían gustado, así que nos fuímos y quizás haya que volver para saber si realmente son tan buenos como parecen. 



En el Cafe Kringlan, probablemente hicimos el mejor fika de todo el viaje (a parte de los caseros, obviamente), nos olvidamos de los bollos de canela y nos dejamos llevar por aquellos otros dulces con los que se nos había hecho la boca agua a todos... No eran perfectos para la operación bikini y con toda seguridad eran bombas de calorías, pero estaban taaaan buenos.



En fin, me gusta/ nos gusta tanto Suecia que creo que repetiremos pronto porque además está tan cerca.

No hay comentarios

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.