Buscar casa en el infierno vikingo

Buenos días,

Esta semana tenemos una cita, desde que volví de España con las fuerzas recargadas sabía que gran parte de mi tiempo se dedicaría a un claro objetivo: buscar casa nueva. ¿Por qué? Pues porque para nuestra desgracia nuestro casero tiene un hijo que llega a la mayoría de edad y se independiza...  a nuestro hogar dulce hogar,  y porque te imaginaras que dadas las inclemencias meteorológicas de este país, lo de acampar debajo de un puente no es una gran idea.

Probablemente te hayas encontrado en nuestra situación y podrás entender la angustia de tener que dejar una casa en la que te sentías a gusto, mientras buceas en un mercado inmobiliario que es un infierno. Ya sé que el proceso de búsqueda resulta complicado en casi cualquier sitio pero te prometo que encontrar un BBB (bueno, bonito y barato) aquí es harto complicado, siempre hay alguna B que se escapa, normalmente las correspondientes a bonito o barato, porque obviamente, si el factor económico no es determinante, encontrar casas de revista, de esas de estilo nórdico que tanto nos gusta y nos hemos acostumbrado a ver, es facilísimo.

Así que como mañana vamos a visitar el que podría ser nuestro próximo hogar (esto es una mezcla de positivismo y visualización, que me diría mi hermana), hoy te voy a contar algunas curiosidades sobre lo que a veces te encuentras cuando buscas casa y dejaré para un próximo post algunas de las razones sobre las que llegado este momento ya estoy echando de menos mi casita.




Centrándonos en lo que puedes encontrarte con un presupuesto medio, digamos en torno a los 1300 euros -edito para especificar que por esta cantidad dífcilmente encontrarás nada más grande de 65 mt- (la vida es cara, eso ya lo he dicho un montón de veces), en tierras vikingas no deberías asustarte si ves... 

- En primer lugar, lo que podríamos llamar minipisos comunicadores, ¿recuerdas cuando estudiabas aquello de los vasos comunicantes? Bueno pues esto puede ser algo de lo más normal: entras a la cocina, de allí pasas al salón, atraviesas al dormitorio principal y de allí a una segunda habitación que en ocasiones tiene la dimensión de un armario empotrado amplio. ¿Dónde quedo eso de preservar la intimidad con puertas? Imagino que en el mismo lugar en el que se guardan las persianas que nunca veras en este país. Evidentemente al no existir pasillo, las habitaciones ganan espacio pero intenta visualizar tu casa ganando en espacio y perdiendo en intimidad, ¿a qué no te acaba de convencer?

La idea es esta, pero este tipo de apartamentos no nos entran en el presupuesto
Foto via Alvhem
-Aquí no han sufrido (hasta el momento) la burbuja inmobiliaria, vamos que no les dio por construir como si no hubiese mañana como hicimos nosotros en la península. De lo que podría ser una aptitud o decisión inteligente, yo extraigo una importante conclusión: pocas casas y muy viejas
La situación es tal que, con la cantidad de personas que buscan alojamiento en el área de Copenhague, hasta las autoridades empiezan a reconocer el problema de demanda de vivienda que existe, aunque todo sea dicho de paso, por el momento siguen sin darse cuenta de la burbuja de precios que existe (porque ésta sí que la tienen, te lo digo yo). 
El caso es que al haber tantas edificios antiguos, los ascensores brillan por su ausencia (esta semana leí que España era el país donde más ascensores per capita había, lo que no me quedo claro fue si eso era también consecuencia de "haber vivido por encima de nuestras posibilidades"  -modo ironía on-), así que cargando con la compra escalera arriba y abajo, como mínimo te ahorras la inscripción en el gimnasio.
Y para que no dejes de aburrirte, si la casa no ha sido renovada recientemente, es probable que antes o después aparezcan problemas en la instalación de la electricidad, en las tuberías... vamos que podrás divertirte a base de bien hablando (o intentándolo) con el técnico de turno (que por cierto cobra la hora a precio de ingeniero de la NASA).

Foto via aok.dk by Mads Nissen
- Pero la verdad es que sin lugar a dudas mi tema favorito, ese lugar que determina si podría o no vivir en una casa: son los baños daneses
La primera vez que tuve ocasión de ir a una casa con lo que yo llamo "baños daneses" estuve a punto de tomar testimonio gráfico, bien es cierto que estaba de visita en casa de una compañera de danés y no quería que el flash se colase por debajo de la puerta y se pensase que me estaba haciendo selfies frente al espejo cual teenager.
¿Cómo describírtelos? Difícil. Imagina un armario de dos puertas, intenta colocar aseo, inodoro y ducha. ¿Te sobra algo verdad? ¿no hay espacio para todo, no? Pues así son una gran parte de los baños que podrás encontrarte. ¿Cómo lo solucionan? Al no existir espacio real para la ducha, directamente el tubo de la regadera está colocado en la pared entre lavabo e inodoro, e imagino que antes de ducharte le das "flisflis" contra la cal por las las paredes y así haces un dos en uno: te duchas y limpias el baño. A dios pongo por testigo (Scarlett O'Hara mode) que en la total desesperación habré de verme para vivir con un baño así.



Y ahora si, después de estos datos (se quedan otros pendientes para próximas entregas) te vas a google y pones "casas danesas" y ya verás como no aparece nada de esto que hoy yo te he contado. 
Y no es que esté yo aquí con el objetivo de desenmascarar los mitos escandinavos, pero alguien tenía que contar este tipo de cosas, no?

6 comentarios

  1. muy buena crónica! mi primo acaba de comprarse una casa en Norrebro, le voy a pedir info...suerte!

    ResponderEliminar
  2. Estoy contigo en lo de los baños! Nuestra prima ha vivido en Copenhague muchos años y la única vez que fuimos de visita flipé con el tema de los baños! Que horror! Pero supongo que con el tiempo te acostumbras....

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, Vero cómo te entiendo. A mí me pasó y me siga pasando. Y cuando buscábamos piso, le dije a mi vikingo que yo no compraba un piso con baño compacto, 3en1 o llámalo como quieras... ¡Qué horror!

    ResponderEliminar
  4. Ay, pobre, te entiendo perfectamente, al fin y al cabo cuando estás fuera lo último que quieres es otra mudanza. Un beso y mucho ánimo!

    ResponderEliminar
  5. Muy bien descrito. La vivienda aquí es un horror que ya me tiene preocupada. Sobre todo el tema de cobrar por norma mínimo tres meses de fianza. Y eso si tienes suerte pòrque aparta de eso también te pueden exigir hasta tres meses de pago de alquiler por adelantado. Después de mis experiencias con la fianza en España (normalmente solo de un mes) ya da por pensar...pero bueno, aun pensando que gente del norte igual son más formales....pues ¡resulta que no! La mayoría de la gente en el trabajo o otros extranjeros todo el mundo tiene, o ha tenido, o conoce a alguien que tiene un problema con la devolución de la fianza....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, no hay mejor forma de describirlo la búsqueda de casa en tierras vikingas es un infierno. Precios por las nubes, condiciones como por ejemplo el tema fianza de locos, autóctonos que desconocen la propia legislación, y por supuesto, casas increíbles (hay algunos propietarios que son unos auténticos profesionales de la fotografía).... Y luego al sur las revistas se llenan de artículos hablando del estilo nórdico y enseñando casas maravillosas, pero no son de gente real (entiéndeme de gente con una situación normal).
      En fin, que menos mal que tengo un año más de respiro en nuestra casa porque me veía escribiendo toda una saga de post al respecto.
      Besines

      Eliminar

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.