Combinación ganadora: playa y museo

God morgen!!


Qué bien me sienta la reacción fotovoltaica!! Este finde he recargado pilas para unos cuantos días, lo que no quiere decir que reniegue de Lorenzo si esta semana decide quedarse con nosotros, es más yo le diría que tampoco hace falta que apriete mucho que con venir a pasar el día ya nos damos por contentos.

He tenido sesión doble de playa; el sábado, a una de mis favoritas en Hornbæk (en general, las playas que más me gustan están al norte de la isla, no más de 30 minutos de coche desde casa y no hay pereza que valga), sin embargo el domingo fuí a una playa al sur de Copenhague.



Son playas muy distintas. Las del norte por general están en pueblos de "veraneo danés" así que básicamente apenas hay turistas, son playas largas de arena blanca y agua cristalina y si hay suerte y brilla el sol, sin necesidad de echarle mucha imaginación te teletransportas a otras latitudes. La playa de Ishøj no es tan bonita, es mucho más estrecha así que la concentración de personas por metro cuadrado es mayor pero tiene un aliciente particular, está a escasos metros del museo de arte moderno Arken y este fue el motivo por el que convertí el domingo en algo más que un día de playa.



Ya había visitado el museo durante el invierno, aprovechado para pasear junto al canal hasta llegar a la playa. Es un museo interesante (es arte moderno, recuerda!!) entre su colección permanente obras de Damien Hirst, pero además organiza distintas actividades durante todo el año.





Este verano hasta el 13 de septiembre en el area entorno al Museo han organizado una exposición "Art in Sunshine" en las que 10 artistas han creado distintas obras, todas ellas con un hilo conductor poder ser no sólo vistas, sino tocadas, escuchadas, "vividas"; algunas de ellas están en la propia arena de la playa (y doy fé que se tocan, algunos como hamacas, yo misma como sillón para leer en primera línea durante un buen rato).

Eva Steen Christensen, Fragments of Paradise, 2015 
Jesper Dalgaard
Este tipo de exposiciones me parecen un acierto para acercar el arte a la gente, sin necesidad de ser un entendido, sin necesidad de recurrir a la excusa del precio de las entradas... 
Una de esas cosas que están en mi lista de "razones por las que me gusta vivir en Dinamarca" es su amplia oferta cultural.

Marianne Jørgensen, Regarding Recurring Propagations of Waves in Air II, 2015
Olafur Eliasson, 8900054, 1996
Karoline H Larsen, Collective Dreams, 2015
Thilo Frank, Few Phoenix Get Lost in the Water, 2015



Igual ya lo has adivinado, de todas las obras la que más interés tenía por probar era esta última, porque este columpio en el canal me llamaba pero habrá que volver porque la pasarela te acercaba pero necesitas tomar la decisión de dar el salto para alcanzarlo y me falto un poco de valentía, la próxima vez... ahi voy!!

Planazo o no, la combinación de playa y museo?

2 comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Dinamarca a pesar de su cielo gris debe ser del todo interesante, el paisaje, arte, meseos... tantas cosas que aprender... qué bien ¡ empápate de todo ello y saca el máximo provecho a esta experiencia, que según te voy siguiendo lo haces la mar de bien.... ;-)

    ResponderEliminar

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.