Regalar sonrisas


Lo comparto contigo porque quizás nunca habías pensado en regalar sonrisas (en papel).

Te cuento... Él no quería celebrar, yo no quería que fuese un día más, así que tenía que buscar alguno de esos pequeños detalles que sabía le robarían una sonrisa y que además podría guardar por si las volviésemos a necesitar. 

Él y yo sabemos que no ha sido un gran año, pero como siempre me repite, y además tiene razón, aunque a veces me cueste dársela... hasta un año malo tiene sus momentos buenos...

A él ya le dije que no había sido muy difícil encontrar una buena colección de nuestras sonrisas, casi más sencillo que encontrar tarta para poner tanta vela (está claro que las velas números han sido un gran invento!!).

Y como no es muy de celebraciones, espero que se acordase de pedir el deseo.
Yo, mujer precavida, también lo pedí, por si a él se olvidaba o por si, en secreto, pedíamos el mismo y así, quien sabe, es más fácil que se cumpla.




P.D.1 Prométeme que vas a dejarte hacer más fotos aunque no te gusten demasiado, se revalorizan cada día que pasa y nos ayudan a no olvidar los pequeños momentos de felicidad. (Este mensaje es pa ÉL pero también podría servir a ti, si huyes de la cámara o cerca tienes alguien con aversion a las fotos).

P.D.2 ¿Alguna vez creíste que fuera capaz de escribir un post tan corto? Es que a veces sobran las palabras.

Nunca dejes de sonreír 





No hay comentarios

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.