Bla, bla, bla... Divagaciones de viernes

Godmorgen!!

Dime que no estabas esperando que hoy tuviese listo el café... Anda, vete y prepárate uno bien cargado que hoy vengo con una entrega de divagaciones varias que por extensión podrían confundirse no con uno sino varios capítulos de una novela.
Y hoy, no admito quejas, que entre las divagaciones ya incluyo una propia, pero tranquil@ que habrá de todo un poco, una especie de cajón desastre, como ese armario que abres y se te caen encima las más variopintas cosas porque la ultima vez lo escondiste todo en lugar de ponerte a recogerlo (Ay no!! Qué quizás tú si consigas mantener la casa ordenada las 24 horas los 7 días de la semana, yo es que no creo mucho en las casas pinterest /instagram -que seguro que las habrá- pero me las imagino tan tan aburridas).




Vamos a ir por partes...

1. Empezaré por contarte que desde hace justo una semana he estrenado silla en nuestro despacho/habitación de invitados (es lo que tiene vivir en un piso pequeño pero bien aprovechado, que tienes una habitación multitasking). Esto podría no tener interés alguno pero lo comparto porque de paso añado un motivo más a aquella lista en la que te contaba porque creía que me estaba haciendo mayor.
Por primera vez, esa silla en la que se supone pasaré bastante tiempo sentada no tiene ruedas, siempre las habían tenido porque en mi cabeza continuaba esa imagen de niña pequeña que se divierte con "la silla de mayores".
Ahora con todos mis años a las espaldas (que no son pocos) sé que la mini habitación no da para grandes recorridos y que cuando me siento frente a la mesa debo intentar no distraerme y en la medida de lo posible concentrarme entre lo que me traiga entre manos en ese momento, da lo mismo si es escribir un post, preparar clases de spansk, buscar nuevas ofertas de empleo o escribir postales.


2. Te dije la semana pasada que este otoño no acababa de sentir el peso de la oscuridad en la que vivimos aquí en el sur de Escandinavia.
Olvídate de mis palabras!! Llevamos 5 días sin ver el sol, y ya me he pasado por la farmacia para buscar mis vitaminas, aún no he encendido LA lampara pero únicamente porque no estoy parando mucho en casa y todavía aunque desde las cuatro sea de noche no he tenido intención de acostarme a las seis de la tarde, pero llegará, llegará ese día y será triste, muy triste.
A propósito de oscuridad y de lámparas, hay algo realmente importante que se me había pasado comentarte, aquí la menda tiene una lámpara que lleva su nombre, ahí queda eso!! Tal cual lo ví (día de mi cumpleaños, sensibilidad a flor de piel) lloré de la emoción. Quizás algún día pueda tomarme un café face to face con Tete para darle las gracias, que es la persona detrás de Liderlamp, la misma que un día decidió iluminar los sueños en Instagram. 


3. A ver, lo siento... probablemente esta divagación te va a parecer que podía habérmela ahorrado, que es un queja de una experiencia personal y aunque he dudado, ha podido más el enfado acumulado que la vocecita que me susurraba "no lo hagas, déjalo pasar".
Ahí va... Siglo XXI, el comercio electrónico es una realidad, pues en estas circunstancias resulta que El Corte Ingles se retrasa más de 15 días en hacer una entrega y seguramente no ha sido más por las innumerables llamadas y la cantidad de correos electrónicos intercambiados, y todo para nada, porque por una razón que aún no he sido capaz de comprender, me han comunicado que la entrega no se realizará y que procederán al abono (si les parece, a esta ronda invito yo, me lo cargan igual en la tarjeta y la entrega la dejamos para el cumpleaños del año que viene -olé ahí-).
Así que sino fuese porque estoy segura que acabaré incumpliendo, podría prometer y dejar por escrito que mis pies no pisarán estos grandes almacenes durante el retiro español navideño, pero al menos lo que no pienso es quedarme con las ganas de escribir que una empresa de este tamaño tenga un servicio de venta online tan lamentable es no sólo horrible sino que la convierte en un dinosaurio que no ha sabido adaptarse a los tiempos.
Por cierto, ya puestos a quejarme añado: lo de las líneas 900 me saca de quicio, odio el paso previo de tener que buscar el número alternativo en San Google porque Skype (ese gran invento que permite acortar distancias) no permite realizar llamadas a este tipo de números!!! 


4. Para ir acabando con mejor sabor de boca, tengo que contarte que voy tarde... Este finde sin falta hay que subir el árbol y empezar a colocar luces porque hay vecinos que el domingo pasado  procedieron a iluminar sus terrazas como si el 24 de diciembre fuese pasado mañana.
En un principio tenía pensado esperar al 1 de diciembre (la fecha oficial en la que se encienden las luces en Copenhague), luego ya me di cuenta que igual había que adelantarlo al 14 de noviembre que es el día en el que el Tivoli en su versión "Christmas is here" vuelve a abrir sus puertas, pero... después de ver los balcones vecinos, si o si, algo habrá que ir poniendo.
Naturalmente aquí las tiendas ya están en modo full-time, así que a quién pensase que los grandes almacenes españoles solían pasarse adelantando varias semanas la decoración navideña, puedo decirles que también en esto como en la entrega del dichoso paquete van retrasados.



Como siempre que me pongo a divagar la cosa se me ha ido un poco de las manos pero... ya sabes que aún no consigo controlarlo y no visualizo unas divagaciones escuetas en modo telegrama.

Buen finde!!

4 comentarios

  1. ¡Eres genial! Y me encanta que haya alguien más que divague... Me siento muy identificada con tus palabras. ¡Feliz finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay muchas gracias!! Mientras sale algún proyecto un poco más profesional a la luz, iverina quiero ser yo misma y eso obliga, divagaciones sí o sí.

      Besines from Denmark

      Eliminar
  2. Lo del C.I. es de traca. Lo mismo te lo llevan en dos días que pasan 15 sin dar noticias. Necesitan mejorar mucho.

    Yo tengo esa misma silla en mi escritorio, pero con patas metálicas, jaja.

    Y el tívoli en Navidad...a ver si es verdad que ponen línea low cost de Santander a Denmark. Rezo todas las noches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Vir, que el Corte Inglés por poco acaban con mi paciencia!! Pero llegaré a Oviedo y será imposible no acabar entrando...
      Yo estuve dudando con la silla, al final decidi patas de madera yo creo que por influencia vikinga, tanto ver madera por todos lados...
      Esa linea Santander Denmark nos daba la vida, yo creo que Jorge se lo pasaría taaaan bien... ¿a quién tengo que convencer?

      Besines from Denmark

      Eliminar

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.