El cafe del viernes y un hipopótamo de chocolate

Buenos días!! 

Lista para el café del viernes? Ya sé que no estoy siendo del todo constante con esto de sumarme a la iniciativa de Sonambulistas (Mar y María), y que a veces el café se transforma en Nesquick y lo sirvo el día que se tercia, pero te prometo que yo intento prepararlo religiosamente cada viernes...




El café de hoy por poco viene sin azúcar,  y a mi sólo de pensarlo me da vueltas la cabeza porque yo soy de tomar más bien azúcar con café, lo que seguramente para los puristas (que haberlos, haylos) debe ser un sacrilegio, pero que le vamos a hacer... Es que yo podría tomarme un azucarillo, como quien mastica un caramelo. 



El caso es que aquí solemos ir los domingos a la compra y yo entre la emoción de la visita y con tanto festivo por medio, la semana pasada pues me lié y cuando fuimos me olvide de meter un paquete al carro. Ya lo contaba estos días en Instagram: a la compra hay que ir comida y con lista, y una vez que te acercas a la caja revisar bien que está todo lo que habías ido apuntando.

Yo creo que ni a tu madre ni a la mia le podría pasar esto de quedarse en casa sin azúcar, porque las madres (hablo al menos por la mía) extienden el concepto "por si acaso" a la compra. Siempre he pensado que en la despensa y armarios de mi madre yo podría hacer la compra de la semana y si me apuras del mes; si no llega a ser por la distancia, anda que no me iba a salir a mi barata llenar la cesta (igual si echo cálculos hasta me compensa, aunque entre tú y yo, sólo con los precios del trayecto Madrid Asturias, para que compensase aquí los precios deberían seguir subiendo y mejor los dejamos como están).



Yo no sé si te lo he dicho, o quizás con lo de poder comerme un azucarillo quizás ya te lo habrás imaginado pero yo necesito azúcar para funcionar y si ya me das chocolate puedo hasta coger velocidad. Así que hoy junto al café tengo algo de chocolate para compartir; pero oye, no cualquiera, del bueno y rico riquísimo, de chocolate belga traído desde la misma Bruselas con amor (esto del amor ya lo supongo, pero es que tuvimos una visita que era todo love). Ya probablemente con lo de bueno y riquísimo podrías estar salivando, pero es que además de rico tiene un packaging que da hasta pena abrirlo (no a todos les cuesta el mismo esfuerzo lo de no abrirlo, que conste).




A mi es que con lo de los empaquetados bonitos me ganan, que le voy a hacer; la prueba también esta semana en mi cuenta de Ig una de las limonadas con gas que menos me ha gustado pero que venia en una botella tan bonita... Sin embargo al hipopótamo, ha sido abrirlo y oye en un plis plas me lo he comido; quien me iba a decir a mi que comerse un animal de la sabana de esas dimensiones iba a ser tan sencillo!!  
A ti también te pasa esto de llegar a casa con cosas que sólo compras por el packaging?



Ahora sí ya me voy despidiendo que ya me he enrollado bastante, que el viernes pase rápido y tengamos un poco de suerte con el tiempo este fin de semana y así poder dejar de andar controlando cada dos por tres la aplicación de móvil para saber si va a llover o no, que a este paso me va a salir rentable hacerme un curso de meteorología. 
Nosotros intentaremos descansar que esta semana volvemos a tener visita, aunque seguimos con la excursión a los acantilados de Møn pendiente. Pero si el cielo se empeña en permanecer gris y amenazante, habrá que buscarse algún plan alternativo; se me ocurren unos cuantos, pero tengo tantas ganas de primavera más de dos días seguidos, de quitarme alguna capa de ropa y poder poner los pies al sol...

Disfruta del finde!!

4 comentarios

  1. Lo del azúcar me suena porque tengo en casa un ratón que a la que te descuidas le mete la mano hasta el codo, ya nos hemos acostumbrado a no dejarlo a su alcance aunque la sobremesa se alargue. Buen consejo lo de ir comidos y con lista a la compra, el esposo cada vez que se lo salta me llega con botes de foie, yogures gigantes y ensaladas raras. Pero tampoco puedo ponerme muy dura con él porque con la de cosas que he comprado sólo por el packaging... lo último hace una semana, un pack de dos potitos. Es que el envase es tan chiquitín y tan mono que no tuve más remedio que traerlo. Yo estaría todavía dudando si abrir o no el hipopótamo, y mira que el chocolate es sagrado. Las fotos preciosas, como siempre.
    Un beso,
    Sonia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que hacer un club "las que caen rendidas a un packaging", es una perdición porque a veces lo único bueno es sólo eso, pero es taaan bonito;)
      Muchas gracias por pasarte y comentar.
      Besines desde Dinamarca

      Eliminar
  2. Ese hipopótamo es ideal!!! in love total con él.

    Sobre la depensa de mi madre, y esto va en serio, yo creo que es consecuencia de haber sido una niña de la posguerra y temer la escasez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay que perdición todo el chocolate que vino de Bélgica, qué te voy a contar que tú no sepas!!
      Yo a mi madre siempre le hago la broma: estás preparada para que vengas los marcianos a conquistarnos!!!
      Besines desde Dinamarca

      Eliminar

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.