Lee lo que te gusta - Febrero

Aquí van mis últimas lecturas, sigo tal como estaba hace un mes teniendo menos tiempo disponible del que me gustaría, y para colmo, me he entrado la necesidad de alejarme por un tiempo de los dramas, que ya tengo suficiente con los que me monto yo en la cabeza; con una mejor gestión del tiempo, siguiente objetivo: apuntarme a clases de teatro.



Total, que necesito lecturas que me saquen sonrisas pero no estoy preparada para dar un salto al vacío de la comedia romántica, yo lo que necesitaría es que saliese a la luz el nuevo libro de Javier Aznar, que David Trueba anunciase que está a punto de finalizar una nueva novela o que hiciera lo propio Elvira Lindo, por citar algunos ejemplos.


Perdón, de Ida Hegazi Høyer publicado en Nørdicalibros.

No sé porque no busco más lecturas entre las publicaciones de esta editorial,  afortunadamente tengo a una sister ávida lectora que siempre me descubre tesoros.
Esta es una historia de amor, de verdades a medias, de pérdida de confianza, de autoengaño, de decisiones poco acertadas y de dolor. Es la historia de una pareja que pasa de ser un par de enamorados desconocidos en un lago a embarcarse en un viaje plagado de mentiras y desconfianzas entre apuestas al backgammon

"Era feliz de verdad, de verdad, quizá hasta lo irreconocible, con una felicidad desbordante, estremecida, creciente y completamente imparable".
"Pero en el fondo no quería pensar en eso, en el fondo no quería, quizás ni siquiera buscara una respuesta, no deseaba preguntar ni cuestionar. Por qué es siempre la peor pregunta".
"Pero nunca volverias a mentirme, me lo prometiste. O como tú lo expresaste: nunca volverás a no contarme algo"
"Aquel mes de diciembre aprendí algo nuevo. Aprendi a mentir y me aterró darme cuenta de lo sencillo que resulta. Entendí cómo surgen las historias sobre algo, cómo se crean, cómo se recrean y cómo continúan. Entendí cómo nos contábamos a nosotros y nos convertíamos en una historia. Lo increíbles que éramos y los increíbles que podríamos haber sido. Aprendí a insistir en mi propia verdad. Exactamente como tú."

Me encantó, a pesar de ser un drama, fue sin duda el mejor libro de febrero. 
Un fantástico regalo para mí y una estupenda recomendación si estás buscando un libro para regalar.



La señora Fletcher de Tom Perrotta, publicado en Libros del Asteroide.

Antes de entrar a escribir sobre el libro, un par de comentarios: no sé que me pasa con Asteroide pero otra vez me he quedado que ni fu ni fa, obviamente en marzo no volveré a caer en el error. Vamos a darnos un tiempo para volver a querernos Asteroide de mi corazón.

En ese empecinamiento de buscar una lectura sin dramas cometí el error de dejarme llevar por un faldón que proponía "una divertídisima comedia sobre el sexo, el amor y la identidad a comienzos del siglo XXI". Todo el mundo sabe que la publicidad no debería pero puede ser engañosa, pues eso.
Es un libro entretenido, en el que la protagonista, una divorciada cercana a los 50 años en pleno síndrome del nido vacío, decide ocupar parte de su nuevo tiempo libre volviendo a la universidad para asistir a un curso sobre genero a la vez que se dedica a descubrir, a través del ordenador y fuera de la pantalla, nuevas practicas sexuales.

Me interesa más como crítica a esa hipocresía de la que siempre se habla de la clase media estadounidense y por la acidez con la que habla de las redes sociales que como comedia. Nada más que añadir.



Entre las cosas buenas que me han pasado gracias a las RRSS: el momento en el que una persona que no conozco me escribe un privado chivándome las mejores librerías de la ciudad, o me descubre eLiburutegia, la plataforma digital de la Red de Lectura Publica de Euskadi. Esto ha sido la introducción para decir que por fin este mes comparto un par de libros que he leído en versión electrónica (no lo hice antes porque se me habían acumulado lecturas en papel).

Quédate este día y esta noche conmigo de Belen Gopegui
Por si alguien no conociese a la autora y pudiese pensar por el titulo que finalmente caí en las redes de la novela romántica, es mi obligación advertir de que se trataría de un equivoco.

Lo tenia pendiente y no me defraudó, coincidió su lectura durante unos días en los que he hablado mucho sobre el enfrentamiento de esas dos visiones del mundo que unen y separan a Mateo y Olga, dos de sus protagonistas. 
Me interesan las conversaciones entre una sexagenaria y un veinteañero que deciden presentar conjuntamente una solicitud de trabajo a Google,  así como las observaciones que realiza ese tercer interlocutor tras decidir no deshacerse de esa extraña solicitud que ha llegado a sus manos. 
Me enganché en su lectura (ya digo, que mucho tuvo que ver estar muy interesada en el argumento) y lo hice a pesar de que hubo un par de momentos en que estuve a punto de dejarla, creo que merece la pena leerla por todo lo que viene después, todas esas reflexiones que se quedan pero me atrevería a decir que no siempre resulta fácil su lectura.



El AMOR ese viejo neón de Karmelo Irribaren publicado por Aguilar.

Sí, poesia. Nunca me había dado por leerla de motu propio porque partía de una idea de esas que te montas en la cabeza: no está escrita para mí que soy fan de los diálogos, no sé si lograré entenderla... Total, que fuera de grandes clásicos y del gran Angel Gonzalez, nunca hubiese pensado que acabaría leyendo un libro de un poeta contemporáneo.

Si como yo te has montado una excusa en la cabeza, te has llenado de prejuicios, te animo a deshacerte de ellos y además creo no equivocarme diciéndote que empezar el acercamiento a la poesía con Karmelo lo hace todo mucho más sencillo.
No lo habría descubierto sino hubiese sido gracias a @mikinaranja otro poeta de nuestros días al que deberías seguir en Instagram y que recientemente ha publicado su primer libro, serán los próximos poemas en papel.

SMS
recargas
mi corazón.

LAS PALABRAS DE AMOR
No las digas, 
si no quieres;
no es necesario. 
Cuando 
me miras
de esa forma
a veces...
sé que están 
todas ahí.


Ya tengo preparadas las lecturas de marzo, la mayoria publicadas en la década de los 90 sin dramas, pero volveré antes por aquí que tengo divagaciones varias ya casi listas.



2 comentarios

  1. Pasar con Karmelo al templo de la poesía es ir de la mano de un colega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Han llegado a casa las palabras de perdiz, como ves, voy sobre seguro.

      Eliminar

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.