Estás en tu casa


Hoy voy a intentar contestar al interrogante ¿cuál es la mejor opción de alojamiento en Copenhague? 


Te podría decir que simplemente te quedarás con la primera opción pero te dejo un par de opciones más.



Sin lugar a dudas, lo primero que siempre recomiendo cuando alguien busca alojamiento en Copenhague es utilizar Airbnb, con los precios y calidades que tienen la mayoría de los hoteles en la ciudad, no hay ninguna otra opción, desde un punto de vista económico, que pueda equipararse.

Si ya te has lanzado a buscar, seguramente te habrás quedado enamorada de los apartamentos tan Pinterest que hay en esta ciudad. Interrogantes que se lanzan al ver las fotos de esos apartamentos: ¿por qué la mayoría de las casas cuentan con paredes blancas, amplios ventanales y muebles de diseño? ¿Porque triunfa la sencillez? Mi opinión, sin ningún tipo de constatación científica que la respalde para variar, es que se necesita una casa luminosa para superar el largo invierno danés (de ahí la falta de persianas e incluso cortinas en la mayoría de ellas) y porque los autóctonos pasan mucho tiempo en casa, así que cuidan mucho los detalles, necesitan sentirse a gusto y por eso no tienen reparos en mezclar muebles de IKEA con sillas  o lamparas de diseño, buscan conseguir que todo sea muy hyggeligt (un concepto difícil de traducir, pero quedaste con él si tienes pensado visitarnos).

Via desireinspire.net
Dicho esto, no está de más contarte que también existe la posibilidad de:
  • que vayas a dar con un apartamento que tras el salón blanco minimalista esconda habitaciones llenas de colores (no tienen extremos estos vikingos, que le vamos a hacer);
  • que mantengan algunas reliquias de los años 60 o 70 no siempre de buen gusto (les cuesta deshacerse de las cosas hasta que no están en un estado realmente inservible, y aun así probablemente intente que alguien lo compre por 10 kr. en un loppemarked);
  • que, en general, te encontrarás con habitaciones reducidas y espaciosos salones comedores (por eso de la cantidad de tiempo en casa que pasan);
  • que además de flores frescas, no hay apartamento que se libre de un arsenal de velas (hasta yo he caído y podría vivir prescindiendo de la electricidad, a la luz de las candelas varias semanas);
  • y, que probablemente en el centro de la ciudad (termino geográfico no especifico hablando de Copenhague), con una alta probabilidad deberás sufrir los típicos baños daneses de los que ya he hablado con anterioridad (por si aun mantienes dudas, estaríamos hablando de un baño tamaño avión en el que se incluye la ducha, lo sé, no lo visualizas pero está es la mejor comparación que se me ocurre).


Obviamente en tu búsqueda, te habrás cansado de ver las fotos de todo aquel que visita la ciudad y comparte el jarrón de flores junto a la ventana, la mesa del salón iluminada por la mítica lámpara de techo PH50 de Poul Henningsenpero seguro que pocos habrán sido los que habrán compartido su típico baño danés (no hay perspectiva ni luz que los mejore), así que cuando no haya foto del baño ya sabes lo que te espera; diré que para unos días puede ser viable, para el diario, ni pagándome!!).

Via ilkadickens.com

Ahora bien, si no has llegado a tiempo para alquilar un apartamento Pinterest o todavía no te encuentras cómodo con esta opción de alojamiento sin la que yo ya no podría viajar, te propongo dos opciones de mi guía favorita de Copenhague - 60 local creatives bring you the best of the city - (puede parecer extraño pero acumulo guías de la ciudad en la que vivo!!).

Antes de que fuese una de las recomendaciones que daba la guía, había visto algunas fotos en RRSS y ya me había llamado bastante la atención.
Sus puntos fuertes son sin lugar a dudas su ubicación, en pleno centro de la ciudad, en el barrio de Vesterbro que ha renacido como una de las zonas hipster de la ciudad, y el diseño de sus habitaciones. 
El precio no menos de 115 euros la noche.



Es un híbrido entre un hotel y un albergue, así que puede ser la opción perfecta para viajar en grupo (y será difícil encontrar algo mejor de precio) o alojarte en una de habitación de ocupación clásica (y estaríamos hablando de los mismos precios que el anterior) pero con todas las opciones de salas comunitarias que ofrece un hostel.
Uno de sus puntos fuertes la ubicación en el barrio de Vesterbro, a dos minutos de la estación central, entre el distrito de luces rojas y el Meatpacking district de la capital danesa.



Y esto es todo, o casi todo, porque como imaginaras las opciones son infinitas dependiendo del presupuesto.
Y sí, a pesar de lo cara que es, de los típicos mini baños daneses, de su largo invierno, de su escaso verano, de su idioma del demonio y de mis quejas varias Copenhague merece una visita.


No hay comentarios

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.