Noches sin dormir, cosas por contar

Buenos días, 

El martes mientras preparaba clases de español (esa reinvención laboral a la que dedico mi tiempo en tierras vikingas por el momento), estuve escuchando una entrevista a Elvira Lindo en el programa Lo mejor que te puede pasar en MelodiaFM.

La excusa de la entrevista era hablar sobre Noches sin dormir, el libro que la autora escribió en su último invierno en Nueva York, y que fue uno de los que Papa Noel eligió de la lista que siempre le envío para darle ideas y ponérselo fácil (mi tradición navideña preferida: el 24 se regalan libros!!). Reconozco que me gusta mucho Elvira Lindo, en especial sus artículos de opinión, y que si por mi fuese, nadie debería pasar el control de aduanas en el JFK sin haberse leído previamente Lugares que no quiero compartir con nadie.

Desde www.craftyminds.com

Algunas cosas de las que escuche en aquella entrevista sobre Nueva York, salvando las distancias, son cosas que yo podría haber dicho sobre Copenhague. 


De todo lo que hoy, me quede con...

- "Las ciudades que te enamoran no son perfectas" y "Nueva York es más que una ciudad de postal"
Cambio Nueva York por Copenhague y no tendría mucho más que añadir, bueno sí, en realidad alguna cosas más puedo decir/escribir.
Recuerdo que después de varios meses viviendo separados, yo en España y maridin en Francia, debatiéndonos sobre nuestro futuro, en cuanto empezamos a comunicar que tras el verano, primero él y un poco después yo, nos trasladaríamos a Dinamarca, la reacción fue casi unánime (a excepción de los que más te quieren, que en el fondo se dan cuenta de que habrá que salvar la distancia para que todo siga igual). 
Recuerdo la de felicitaciones de amigos, conocidos e incluso desconocidos por tener que mudarnos a un país del que decían "aquí tenemos mucho que aprender", parecía el destino perfecto, por momentos parecía que todo aquel con quien nos cruzábamos nos habría cambiado la posición, dejándonos a nosotros allí y viniéndose todos aquí. Y es verdad que, son varias las cosas, algunas comportamientos, los que exportaría de tierras vikingas pero también es verdad que no todo es tan perfecto como parece desde la distancia, yo siempre digo que ellos son apenas 5 millones y nosotros más de 45, así que aunque solo sea por cantidad en tema de organización ya lo tienen más fácil.
Y del tema de las ciudades de postal, que te voy a contar...  cuanto daño han hecho las redes sociales (y ya sabes que lo digo con el corazón encogido porque soy una incondicional, especialmente de IG), pero no nos vayamos a engañar, todo es taaan bonito en las fotos que igual no estaría de más contar lo que hay detrás de cada imagen, ya sabes como ese articulo que hace unos meses circulo sobre lo que de verdad escondían algunas de las fotos que tanto nos gustaban, un realidad versus blog que diría mi querida Baballa.



- Cuando las visitas dicen "Huy, yo aquí viviría" y tú piensas "No, no sabes ni de lo que estás hablando"
Quizás esta frase pueda sonar un poco pretenciosa, quizás eres una persona que viajas con poco equipaje (físico y emocional), quizás eres un viajero empedernido, te encanta estar en contacto con otras culturas y entonces podrías vivir sin problema en Nueva York, Copenhague o Kuala Lumpur. Pero yo, que viajo con bastante equipaje (de ambos tipos) y todavía no he aprendido a hacerlo de otra forma, yo que hasta hace poco no cambie el modo turista por el modo viajero, siempre digo "Dinamarca, Copenhague, es un lugar al que aconsejaría visitar si o si, incluso vivir si puedes durante una temporada, pero "forever" a veces es demasiado".
Lo digo mientras me visualizo regresando definitivamente a nuestro paraíso astur con el pelo totalmente blanco; lo digo después de haberme dicho esa misma frase la primera vez que visite Florencia y después cuando años más tarde me toco vivir allí desdecirme en italiano, latín e incluso arameo; lo digo cuando tras nuestra ultima escapada florentina me entraron unas ganas enorme de volver para quedarnos a vivir allí; lo digo cuando por fin he llegado a la conclusión de que por mucho que creas que has dejado de ser turista, que te estás mezclando con los autóctonos, nunca dejas de ser viajero y de estar de paso.

Desde homedit.com

Y a raíz de todo esto, estoy pensando que quizás podría ser bueno contarte de vez en cuando algunas cosas no peores, simplemente distintas, de la tierra de los vikingos y compartir la visión que han tenido o tienen aquellos que han pasado por estas tierras. ¿Qué te parece la idea? 


Y por hoy, lo dejamos aquí (que ya me he vuelto a alargar de más), espero que descanses y disfrutes del fin de semana, quizás sea una buen momento para empezar este libro que ya me espera sobre la mesilla.

2 comentarios

  1. Yo soy de la opinión de que no existe ningún lugar perfecto. Te podrá gustar más o menos. Y si te tonca vivir en una ciudad o país por una larga temporada (como me pasa a mí) intento buscar el lado positivo y disfrutar cuando visito a los míos en España y mi día a día en Copenhague.

    ResponderEliminar
  2. Me parece genial, porque es verdad que todo el mundo piensa que todo fuera de España es maravilloso, y la realidad no lo es tanto. Es cierto que se pasa por fases, al menos yo lo he hecho. Al mudarme aquí al ser todo nuevo, todo era súper interesante y muy guay. A los 2 años me cansé y le empecé a coger manía, me molestaba todo. Y ahora después de 3 años y pico, me voy amoldando y a ver más equilibradamente las cosas buenas y las malas. Hace un par de meses me sorprendí a mí misma diciendo que le estaba pillando el punto a Stuttgart, a mí que siempre me ha parecido una ciudad donde no viviría... Eso sí, no me veo aquí "para siempre", como dices, es demasiado.

    Un beso Vero!

    ResponderEliminar

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.