Un par más de recomendaciones, si visitas Florencia

Buon giorno!!

Como por tierras vikingas andamos ya recogiendo las gafas de sol hasta nuevo aviso, he decidido volver a Florencia, acercarme al Mediterráneo, allí donde los días son un poco más largos y Lorenzo no se esconde detrás de ninguna nube gris.

Hoy me gustaría hablarte de otro par de sitios muy especiales para mi porque me llevan directamente a los años que vivimos allí y a los que siempre, siempre vuelvo... 




Empezaré contándote que siempre que nos hemos mudado a vivir a otra ciudad, a diferencia de cuando hemos hecho viajes y nuestras estancias iban a ser más cortas, no suelo comprar ninguna guía, quizás una del país por eso de encontrar sitios que visitar, pero nunca una especifica del lugar donde se supone pasare la mayor parte del tiempo (como mínimo un poco incongruente!! I know).
Con esta premisa, cuando nos mudamos a Florencia y explicaba donde vivíamos, siempre repetía casi en forma de cantinela "entre la estación central y la iglesia de Santa Maria Novella", para a continuación quejarme de lo incómodo que era en ocasiones intentar entrar o salir del portal, y lo compactos que podían ser los grupos de turistas japoneses (imposible atravesarlos, como ya te conté)


Así que pasaron meses antes de descubrir que la mayoría de aquellos grupos de asiáticos no estaban de paso por nuestra calle (ahora lo pienso y me doy cuenta que, ellos que tienen fama de ser tan organizados, difícilmente se iban a plantar delante de un portal cualquiera sin un buen motivo), y  de esta forma fue como acabé enterándome que vivíamos justo enfrente de la farmacia más antigua de Europa con más de cuatro siglos de historia, convertida en un negocio de productos todos ellos elaborados de forma natural, y en su mayoría siguiendo las antiguas formulas de los frailes dominicos.


Te reconozco mi incapacidad para lograr salir de allí con las manos vacías, me encantan sobre todo sus jabones (los de baño, y los preparados para colgar en los armarios), de hecho si estás pensando en comprar un detalle (un "pienserino" que dirían los italianos) este podría ser el lugar adecuado.
Y si no tienes pensado comprar, aún así la vista merece la pena aunque sea sólo por pasear por las distintas habitaciones de esta perfumería/museo, maravillarte con esos antiguos muebles y tarros de antigua botica o sentarte en la "Tisaneria" a disfrutar de un té, una tisana o un chocolate.




Como te decía, a veces vivir en una ciudad con tantos turistas puede resultar un poco tedioso, así que en aquella época fácilmente nos apuntábamos los fines de semana a planes que supusiesen alejarse del centro y sus tumultos. Pero esto no siempre era posible, y entonces, algunos sábados nos acercábamos a hacer la compra al "mercato centrale", a comprar fruta en esos puestos de toda la vida y sobre todo en busca de pasta fresca, porque con todo lo que aprendí allí de cocina, la pasta fresca sigue siendo asignatura pendiente .


Así que como una de las cosas buenas de airbnb es que te permite hacer algunas de las comidas en casa, decidimos hacerle una visita para preparar una deliciosa cena en casa para dos. Nos habían hablado de él, nos lo habían recomendado, yo lo había visto en muchas fotos pero al llegar fue un flechazo en toda regla. Con el paso de los años, lo normal es que las cosas mejoren pero yo tenia miedo a llegar y que aquella planta baja de nuestro "mercado central" hubiese desaparecido, nada más lejos de la realidad, allí seguían los negocios tradicionales, el bar en que comer algo rico y casero por menos de lo que aquí cuesta un café, las fruterías, las charcuterías y carnicerías en las que alguna vez hablamos hecho la compra, y sobre la tradición habían conseguido levantar un "Primo piano" dedicado a la gastronomía, un nuevo espacio que como te digo no tardo en conquistarnos y con un horario tan amplio que difícilmente encontraras excusas para no visitarlo. 


Si consigo mantener a raya mi Síndrome Sthendal,  la próxima semana descansaremos un poco de la bella Italia.
El viernes te esperaré con un café para contarte algunas cosas que han pasado algo largo de la semana, y de las que he ido tomando nota para no olvidarme compartirlas. 
El que avisa no es traidor, así que ya sabes lo que te espera el viernes: ración de divagaciones con cafeína.

4 comentarios

  1. Como ha cambiado el piso superior!!! Cuando yo fui, seguían habiendo algún que otro puesto, aunque la mayoría estaban cerrados, y solo quedaba el piso inferior.

    Para mi es un vicio visitar los mercados de todas las ciudades que visitamos!!

    Me ha encantado recordar este contigo, muac!!

    I.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tenías la visita a Roma tan cercana, a mi me encantan los mercados una loca de ellos que se pueden añadir a todo el resto de locuras!!

      Besines from Denmark

      Eliminar
  2. Volver a Italia está sin duda en mi lista de pendientes!! Si que es verdad que Florencia y en general toda Italia está llenita de turistas, pero sin duda lo merece!!
    Menos mal que no sabía lo de Ubfirenze, que si no, vuelvo con el divorcio debajo del brazo jeje!!
    Besos enormes Vero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepa nosotros porque viajabamos con equipaje de mano y para variar a tope porque hubiese literalmente arrasado... pero siempre podemos volver!!
      Besines from Denmark

      Eliminar

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.