La lengua vikinga I

Godmorgen!! Hvad med dig?

No sé si son buenos días, y yo estar, lo que se dice estar, estoy algo nerviosa que es mi estado natural ante cualquier exámen. Sí, en breves o quizás mientras estés leyendo esto, yo estaré haciendo la parte escrita de mi exámen de danés, y entre tú y yo a mi lo que me gustaría es marcarme un Julia Roberts (si mujer, no es que se me haya ido la cabeza, me refiero a esa pelicula en que la novia se da a la fuga; pues eso mismo haría yo pero huyendo en este caso del exámen y sin necesidad de tener que remangarme el vestidazo blanco para salir corriendo). Me consuelo pensando que una vez haya pasado el exámen, cumpla con un par de horas de clases de castellano y ponga un poco de orden en casa, mañana empiezo el finde (Un viva por las visitas!!!)

El caso es que este finde pasado en algún momento que debería haber dedicado al estudio pensé que por qué no compartir contigo algunas de las conclusiones a las que he llegado en relación a esta lengua, que entre tú y yo, creo que además de para comunicarse a los 5 millones de vikingos que habitan estas tierras, yo estoy convencida que puede ser uno de los idiomas con los que se te abren de par en par las puertas del infierno.



Como supongo te imaginarás, cuando llegue aquí no tenía ni idea de danés, me defendía en inglés y echaba de menos soberanamente la etapa italiana en la que sabía que podría encontrarme otros problemas, pero de comunicación ninguno (yo soy una chica de lenguas romances, que le vamos a hacer).

Así sobre la marcha, acabo de recordar que en mi primera experiencia en Italia durante el Erasmus, nos invitaron a los escasos estudiantes de intercambio a unas clases de aproximación al sardo (si, mi beca duro casi 10 meses en un paraíso mediterráneo llamado Cerdeña, ahí queda eso). Evidentemente en cuanto pudimos aquellas clases quedaron abandonadas, y yo pienso ahora... quién me iba a decir a mi que el sardo me iba a paracer fácil y hasta melodioso al lado de otras lenguas... (y prefiero no nombrar ninguna)

La verdad es que yo no esperaba que terminásemos viviendo en Dinamarca pero la ciencia nos trajo hasta aquí, “buscando nuevas experiencias” que dirían algunos (permiteme la ironía "modo on"). Y con el inglés (si de verdad lo hablas) te arreglas perfectamente para hacer vida normal así que para una estancia corta pues quizás ni te interese volverte loca pero si la cosa se alarga y no hay previsto viaje de retorno (no vlaen los de vacaciones) hay que estudiar danés quieras o no. Porque podrás hacer muchísimos papeleos en inglés, y no tendrás problemas en ninguna ventanilla porque todos te atenderan en la lengua de Shakespeare, pero cuando te llegué una multa lo hará en danés, el tablón de anuncios de tu portal estará en danés y quizas sería interesante enterarte de qué día habrá cortes de agua antes de haberte metido en la ducha; un par de situaciones de las que se me ocurren.
Así que si alguien tiene previsto venirse, que no dude en aprovechar los 18 meses que actualmente tienes de clases gratuitas de danés.
Importante: hay muchas academias y no todas son igual de buenas, y cuando te equivocas de academia y método, cambiar es misión para Tom Cruise (sé de lo que hablo, hazme caso!!).




Imposible olvidar mi primera clase, llegue casi relajada porque maridin me habia enseñado cuatro cosas básicas que pense serían más que suficientes para pasar sin pena ni gloria esa primera toma de contacto. Bueno pues no habían pasado dos horas y yo ya no daba a basto. Pero eso sí, el primer día ya sales con un claro concepto: ellos escriben una cosa y luego pronuncian lo que les da la gana, sudores me entran cada vez que recuerdo el maldito esquema de los sonidos vocales (que yo pensé que me faltaba boca para poder tener tantas aberturas distintas para el mismo sonido!!). Así que, en mi caso, yo iba a clase y durante semanas, que digo meses, había momentos en los que me transformaba en un elefante en una cacharería. Así fue que el primer día que unas amables viejecitas me dieron coba en la estación y logre entenderlas y ellas a mi, de la emoción me confundi de tren y lo cogí dirección contraria!!!

Además os lo digo claramente, el problema de este idioma no está en las reglas gramaticales (para un español su gramática está en pañales, es básica), el quiz de la cuestión está en la pronunciación, que tú oyes a una madre hablarle a su bebe y piensas “¿Qué tipo de infancia falta de cariño tienen estos churumbeles?" Pero oye luego ellos son de los más felices del mudo y claro quien les va decir nada… Pues mira yo se lo digo y además te lo digo a ti ¿qué puedes esperar de un idioma en el que la palabra “skat” significa cariño pero también impuesto?




Ahí te dejo reflexionando sobre el tema, cuando llegue el examen oral prometo la segunda parte de mi experiencia con la lengua de los vikingos.

7 comentarios

  1. Lo que me he reído...muy heavy lo de skat. Ya no me acordaba de lo del tren.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que no me pase... ;)
      Besines desde Dinamarca

      Eliminar
  2. Jajaj y a ver cómo se pronuncía ese "Skat" ����

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es fácil, tal cual está escrita sin la "e" que siempre ponemos los españoles delante de la "s",
      así que para referirse a Hacienda vale, pero para hablarle cariñosamente a los niños o a tu pareja... en fin, dulce, dulce no suena;)
      Besines desde Dinamarca

      Eliminar
  3. Me ha gustado el post porque me ha dibujado una sonrisa. Yo he pasado por eso también cuando llegué, las dichosas clases de danés y los tropecientos sonidos de las vocales (de verdad que con 5 es más que suficiente). O probar practicar con la gente en la calle y que te digan eso de "Hvad siger du?" con cara de "¿en qué idioma me hablas?". Pero no te frustres ni te asustes. Que poco a poco te haces a ello. Yo ahora, después de un tiempo lo llevo mejor, y con una peque que empieza a hablarlo... me temo los dias que me haga de rabiar y me diga eso de "mamá así no se dice"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si el paso del tiempo ayudará a mejorar esto del danés, si yo hablo poco mi marido casi ni lo ha intentado... y al final en el día a día te arreglas tan bien con el inglés...
      Seguro que tener una peque ayuda un montón!!
      Besines

      Eliminar

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.