Algo más que un jardin en Copenhague

El sábado aprovechando que lucia el sol, nos fuimos de paseo al Jardín Botánico de Copenhague, un buen plan si quieres un poco de tranquilidad.
La verdad es que viendo que todo se va cubriendo de color esperaba encontrarme muchos más árboles en flor pero parece que tendremos que repetir la visita en un par de semanas. No es un gran sacrificio porque yo siempre que estoy por la zona con algo de tiempo, me acerco a darme un paseo y relajarme un rato (nota: es un magnifico lugar para dedicarse a la lectura).




Si piensas visitar próximamente Copenhague estoy segura de que pasarás cerca un montón de veces, pero si no lo llevas señalado, posiblemente te pase desapercibido. Si tienes un mapa a mano, puedes buscarlo cerca de la estación de Norreport, detrás del castillo de Rosenborg y al lado del Museo Nacional de Arte

La entrada es gratuita y está abierto de lunes a viernes entre las 8:30 y las 18:00 en horario de verano (para ellos del 1 de mayo al 30 de septiembre, y a esto le llamo yo ser optimistas -si supiera como... aquí ponía yo el emoticono de la flamenca-) y hasta las 16:00 el resto del año. Para ser justos con estos vikingos la razón de estos horarios en lugar de con las temperaturas, está pensada con las horas de luz (si te lo estás preguntado,  la respuesta es SI, hemos dejado atrás Mordor y ya disfrutamos de más de 14 horas de luz!!)

La verdad es que mis conocimientos botánicos son más bien escasos, y además oficialmente pertenezco al club de las mataplantas así que cuando lo visito simplemente admiro la belleza; no me pidas que intente ofrecerte una explicación más detallada de los tipos de flores y árboles que allí podrás encontrar porque una tiene sus limitaciones, y en este campo de un tamaño considerable.






Al botánico no está permitida la entrada con la bicicleta, así que si estás pasando unos días en la ciudad y la estás utilizando como medio de transporte tendrás que aparcarla. Pero no te preocupes, como te decía el botánico está situado cerca de la estación de Norreport donde afortunadamente han finalizado las obras y han dispuesto un gran número de plazas de parking (de bicicletas). 

Si hace bueno es un buen lugar para hacer un picnic, si como lo oyes un picnic. Recuerdo la primera vez que fui, me llamo muchísimo la atención la cantidad de gente que estaba echada tranquilamente sobre el césped alrededor del lago, yo me esperaba un jardín botánico como un lugar sagrado en el que solo podías pasear pero nada de tocar... Nada más lejos de la realidad, evidentemente hay zonas en las que está prohibido tirarte a la bartola pero te sorprendería la cantidad de espacio en el que podrás hacerlo. Por si tú tienes dudas, ellos ya te avisan; échale un vistazo a la fotografía de la señal, no es genial?








Para mi la joya de la corona es el  invernadero tropical (lo que ellos llaman Palmehuset, casa de las palmas). Yo soy a veces un poco chica del norte de más, es decir, que cuando entro lo disfruto a medias porque el calor y la humedad me agobia un poco, pero aún así tú no lo dudes y entra (y si aguantas bien el calor y las alturas, sube por las escaleras de caracol y disfruta de las vistas tropicales a tus pies). Eso si, ten en cuenta que aquí el horario de visita está más restringido, de 10:00 a 15:00. Esto de la limitación temporal también sucede con el resto de pequeños invernaderos como por ejemplo el de las orquídeas o los de cactus y suculentas, donde el tiempo se limita a una sola hora.  






Por cierto, si no te has llevado nada contigo para comer o beber tienes dos pequeños cafés; uno casi a la entrada y otro junto al palacio de cristal (vamos el invernadero tropical, ya ves que ellos le llaman Palmehuset pero yo lo he rebautizado no una sino dos veces). Se trata de dos furgonetas, del tipo  street food que tanto se lleva, yo nunca he probado más que un café así que no me atrevo a decirte mucho más sobre ellos. Mi recomendación si te apetece comer un día allí es que te acerques al mercado de Torvehallerne donde vas a poder comprar lo que más te apetezca para llevar (me apunto hablarte en exclusiva de este mercado en otro capítulo de mi novela).




Espero que hayas tomado nota por si planeas visita, disfruta de la semana.
Cristina, espero que te haya gustado, te lo debía.


1 comentario

  1. En mi opinión uno de los sitios más bonitos de Copenhague, si vuelvo a la capital danesa repito la visita.

    ResponderEliminar

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.