Nosotros volvíamos de Oslo, cuando Smögen nos enamoró


Estos días de vacaciones nos hemos escapado más al norte. Yo que no estaba muy convencida, vuelvo enamorada porque cuando el norte está iluminado, Cupido lanza su flecha del amor.

El objetivo lo teníamos claro: disfrutar, descansar y desconectar. 
Como se trataba de 4 o 5 días, ni se nos paso por la cabeza viajar a España, porque con tan poco tiempo no das abasto, que si familia, que si amigos… No hay agenda que lo soporte, siempre te quedan cosas por hacer, amigos con los que quedar, y al final vuelves con la sensación de no haber aprovechado el tiempo.
Así que mientras sigamos por estas latitudes, aquí sigo a la espera de que se haga realidad el gran invento del siglo: el teletransporte!!





Para estas vacaciones queríamos un viaje por carretera para seguir conociendo Escandinavia, así que en principio fijamos Oslo y Gotemburgo como destino en nuestro GPS.
Después de más de una semana de cielos grises en Copenhague, de un viaje de ida pasado por agua, granizo y nieve, llegar a Oslo y que nos reciba un cielo azul era mucho mejor que un buen comienzo. Cuando ya comprobamos in situ lo mucho que nos gustaba nuestro hotel, sobre la marcha apenas dejadas las maletas en nuestra habitación y antes de adentrarnos al turisteo propiamente dicho, preguntamos en la recepción si podíamos quedarnos una noche más (así somos nosotros). Y con la respuesta afirmativa, la segunda ciudad sueca más grande dejo de formar parte de nuestras vacaciones y con ello el cambio de planes para nuestro viaje de vuelta.




Como tengo tendencia a escribir novelas en lugar de entradas (lo digo por la extensión, y no por mi capacidad literaria) hoy empiezo por el final, por nuestro roadtrip de vuelta a casa por la costa sueca. Y en concreto por Smögen, una pequeña localidad costera que catalogan como uno de esos pueblos que merece la pena visitar, y de la que ya puedo afirmar en primera persona que se trata de una "bonitez" en toda regla.





Podríamos haber hecho la mayor parte del viaje por autopista y disfrutar del paisaje a la velocidad que marcan las autoridades suecas, que dicho sea de paso está más pensada para carreteras cubiertas de nieve y con adversas condiciones climatológicas, que para cielos azules en días soleados. Pero en algún momento, “decidimos” que lo mejor era tomar una salida y echarnos algunos kilómetros de más y así viajar pegados a la costa por carreteras secundarias. No estoy completamente segura de cómo llegamos a esta decisión,  aunque muy probablemente influyo el hecho de que una vez más nos pusieramos en ruta sin llevar nuestro navegador actualizado. Desde luego si volviesemos a repetir este viaje, tengo claro que apagaria el aparato y volveria a dejarme llevar,




Esto del navegador, junto con el momento de sacar la cámara de fotos sin tarjeta de memoria (“no problem” pensé ilusa de mí, en la bolsa hay otra) y peor aún sin batería (aquí ya me quedé sin remedio), echa por tierra mi obcecación por hacer listas para  tenerlo todo bajo control.
Moraleja: si sigues la lista al pie de la letra y sólo has escrito “cámara” no puedes lamentarte de haberte olvidado los accesorios imprescindibles para capturar momentos, porque en la lista no aparecían.







Espero que a pesar del lamentable olvido, las fotografías hechas con el móvil hayan podido captar suficientemente bien la "bonitez" de Smögen. El pueblo es bonito, el paisaje que lo rodea impresionante.


12 comentarios

  1. No ha sido tan grave no llevar cámara, porque ya con las fotos del móvil me he enamorado! Aunque eso sí, con cámara ni me imagino los fotones que hubieras sacado.
    Tu novela cada vez mejor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que volver con cámara, yo lo sé, maridin lo sabe y s me apuras hasta la cámara los sabe;)
      Besines

      Eliminar
  2. Yo estoy enganchada a tus novelas así que no dejes de escribir...y ahora también voy a engancharme al Norte, eres una creadora de necesidades Vero!! Habrá que empezar a ahorrar para hacer una escapadita. Las fotos transmiten muy bien lo ideal que debe de ser este pueblecito. Anotado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja no se que me gusta más de tu comentario, menudo achuchón te estás ganando!!
      Besines

      Eliminar
  3. Madre mía... precioso es poco... hay veces que también es bueno dejar la cámara a un lado y disfrutar con todos nuestros sentidos de lo que nos rodea. Esto tiene pinta de best seller ;). Me encanta desayunar contigo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad seguramente con la cmara me hubise pasado el rato detras intentando sacar buenas fotos y no hubiese disfrutado ni la mitad!!
      Besines

      Eliminar
  4. Madre mía Vero, si eso son fotos echas con el móvil... Me han entrado unas ganas locas de sacar un billete y salir volando para allí!!
    Virginia konichiwa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si,, para ser exactos fotos hechas con el móvil de mi marido del que me apropie todo el viaje porque el mio está medio muriéndose!!!
      Billetes y para el norte
      Besines

      Eliminar
  5. A falta de teletransporte yo viajo a traves de tus fotos y este blog que me está descubriendo tantos sitios de tu pequeño mundo. Quiero más sobre el viaje :-)
    Nanaya

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy trabajando en las dos próximas entregas:)
      Besines

      Eliminar
  6. Pues me parece genial que estés descubriendo Escandinavia, está muy bien venir a España a ver a la familia y recargar las pilas al sol... peeero... tienes que aprovechar que estás allí ¡¡¡¡ así que sal, viaja, disfruta y cuéntanos ¡ que esos paisajes del norte por mucho que tengamos sol, nunca los vamos a tener ¡
    Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El primer año sólo pensaba en poder juntar días para irnos a España pero me he dado cuenta que tenemos que por aquí hay muchos sitios que conocer y que estas escapadas son realmente nuestras vacaciones.
      Besines

      Eliminar

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.