Café del viernes desde Vetusta

Pensé que me sería imposible aparecer por aquí hasta que estuviese de vuelta por tierras vikingas pero...



He preparado café, sentaros cómodas que tengo algunas cosas que contaros:

El miércoles llegue a casa, a mi Asturias patria querida, después de casi doce horas desde que me despedí de maridin en el aeropuerto de Copenhague. Llegué cansada porque sufro el "síndrome del cansancio aeroportuario" (esto es un invento mio, de momento no hay prueba científica que lo sustente). Estoy cansada porque en las primeras 24 horas no he parado y lo peor, creo que esto no ha hecho más que empezar porque... vaya finde me espera!!
A propósito de mi viaje de vuelta a casa, ya sé que el avión es el medio de transporte más rápido pero ¿no os parece que a veces es una locura el tiempo que pasamos entre que salimos y llegamos a nuestro destino? Yo he hecho cálculos y están claros, de las 12 horas solamente cuatro horas y media estuve paseando entre las nubes… El avión será rápido, pero yo sigo esperando por el teletransporte.
Estoy sufriendo una especie de jetlag vikingo y estoy un poco patas arriba con los horarios. Me despierto muy temprano pero aquí todavía es de noche, y a primera hora de la tarde empiezo a sufrir los primeros efectos del madrugón innecesario. Si quiero aguantar un poco el ritmo, creo que voy a recuperar la tradición de la siesta.




Me animé a apuntarme a la nueva iniciativa de Quintano Dieta, sana y ejercicio (todavía hay alguien que no esté apuntado??). Estaba moderadamente contenta, el reto de beber más agua aunque no lo conseguí 100% me acerqué bastante, en nuestro roadtrip hubo tiempo para hacer "los pasos de semana santa" (los mios y los de alguno más, porque ya sabéis como es el mundo turisteo), y el que me parecía más díficil, lo de no picar entre horas, lo llevé muy dignamente.
Todo esto hasta pisar tierra astur. Mi madre (imagino que como todas las madres) no es objetiva con sus hijas, así que a menos que la cosa sea escandalosa, para ella estoy estupenda... Y además ella cree firmemente que como en casa no sé come en ningún sitio. Conclusión: ella solo piensa en cocinar, en la posibilidad de que yo no muera de inanición por esas tierras del norte y por tanto me vaya con reservas hasta la próxima visita, y para colmo yo… yo soy incapaz de decirle que no a todo lo que me pone delante. Puede que a este paso además de vigilar el peso de las maletas, me hagan pesarme a mi no vaya a necesitar comprar otro billete.



Mi primera cita ineludible de esta mañana es visitar a Bárbara para deshacerme de mi melena de la Pantoja. Ay!! Si yo fuese rica le pagaría el billete de avión para que me hiciese una visita y no tuviese que andar con pelos de loca entre viaje y viaje a España. Confió locamente en ella, nos conocimos hace cinco años poco antes de mi boda y es mucho más que mi peluquera.
A lo que os estéis preguntando si no hay peluquerias en Dinamarca, os  diré que las hay como champiñones pero que tengo dos razones por las que prefiero siempre esperar a volver a casa: uno, los precios me parecen desorbitados, y dos, imaginaros intentando explicar lo que queréis en otro idioma y confiando en que te entiendan (cuantas habéis salido echando humo por las orejas de una peluquería en la que se suponía que todos hablabais el mismo idioma, cuantas? Confesad!!)
Además el verano pasado lo intenté, y el resultado fue pasarme casi dos meses con el pelo recogido, entendió perfectamente lo de las capas pero se le fue la mano y la más corta estaba a la altura de la oreja, no había quien saliese decente de casa. 



Y ya para rematar el día, el viernes no va a poder acabar de mejor manera: momento de desvirtualizar!! Va a ser un día de abrazos y seguro que de un montón de risas, habrá que dejar fuerzas para disfrutar al máximo del sábado que por fin llega PuntoMom!! 

Qué tengáis un gran finde!!
Volveré.

3 comentarios

  1. Yo en mayo no voy a ver a la familia, voy a que mi peluquera me arregle el pelo y me tape el montón de canas que me han salido. A mí el corte no me preocupa y lo corto aquí pero el color...desde que una vez en Madrid me pusieron caoba, no he vuelto a intentar hacerlo en otra pelu que no sea la de siempre.

    ResponderEliminar
  2. Ademas de que me parece que cuentas cosas interesantes...cuanto me rio contigo. Como me gusta tu manera de "dramatihumorizar" (me la acabo de inventar) y tu visión de la vida y de las cosas en general.Sigue así que yo te sigo, como mínimo hasta que nos podamos columpiar y después hasta el infinito y mas allá......
    Fdo: Inventora de palabras y columpiadora profesional

    ResponderEliminar
  3. Que de cosas aprendemos contigo Iverina! me encantas!

    ResponderEliminar

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.