A veces me pongo nostálgica...

Ya comenté que estaba empezando a sentir que me hacia mayor, bueno pues tengo que decirte que creo que la cosa va a peor porque por momentos me estoy volviendo nostálgica de aquellos tiempos pasados en los que no contábamos con tanta nueva tecnología. 
Lo pienso y repienso y me digo a mi misma que en ocasiones en lugar de ayudarme, me complican la existencia. Me pasa con el móvil y las fotos, con el ordenador y los mails... ¿Seré yo la única a la que de vez en cuando le entran ataques de nostalgia?

Un ejemplo: las fotos. El problema - porque es un problema reconozcámoslo - no ha hecho más que  agravarse con el paso del tiempo. En mi caso, guardo cientos de fotos sin ton ni son, a lo loco. ¿Por qué lo hago? Porque con los móviles, las tarjetas de memoria... la cosa se me va de las manos!!
Tampoco hace tantos años (bueno, igual hace unos 15 años) ibas tan contento a buscar  "el sobre de las sorpresas" (denominación made by iverina); tú habías comprado un carrete de 24 o 36 y cuando abrías aquel sobre con el revelado... Sorpresa!! Con suerte la mitad valían la pena.


Autor: Igor Stevanovic
Con la llegada de las cámaras digitales empezamos a tirar la casa por la ventana, ¿qué necesidad de volver con 12 o 18 fotos salvables si podíamos volver con 200? Aunque el número de salvables siguiese sin aumentar exponencialmente, ya haríamos limpieza tranquilamente en casa... Porque todo el mundo llega a casa y se pone a descartar fotos... ¿A que sí? 

Y como éramos pocos, entonces llegaron los smartphones, esos teléfonos con cámaras que hicieron que la bola siguiese creciendo y creciendo¿Soy la única que tiene varias fotos casi idénticas y que no se atreve a pulsar el botón de eliminar y quedarse con una sola? Si es que además se cumple eso que dicen, la buena siempre es la primera;)

Y cuando ya estás dentro de esta rueda, ya ninguna capacidad de memoria es suficiente porque ahora necesitamos fotografíarlo todo: el café que has descubierto en una cuenta IG muy Pinterest, la combinación de colores ideal del salón que encuentras en la revista de la sala de espera del médico, el anuncio que cuelga en el tablón de anuncios de la comunidad, el itinerario que debes hacer al bajarte del tren por si fueses a quedarte sin datos… y así hasta completar una larga lista.

Autor: Karolina Grabowsk

Y no solo eso, es que además con los nuevos móviles, el problema de espacio en la memoria no sólo es culpa de las fotos, porque también necesitamos un numero ingente de aplicaciones... ¿qué te voy a contar? Queremos llevar media vida allí guardada, ya nadie memoriza el numero de nadie, no recordamos el ultimo abono de transporte que compramos en formato papel, nos evitamos el momento mostrador en el aeropuerto (esto siempre que hayas sido capaz de meterlo todo en una maleta de mano) siempre que llevemos el check in preparado... Personalmente me di cuenta que esto se me iba de las manos con la app que es un nivelador para colgar cuadros (ríete todo lo que quieras, pero lo había eliminado cuando tuve que volver a reinstalarlo).
Con esa cantidad de información comprimida en un teléfono, no es de extrañar que los 3 minutos que podemos pasar buscándolo dentro del bolso, puedan dejarnos a las puertas de la unidad coronaria del hospital más cercano. 

Viendo el contenido de mi bolso un día cualquiera, al final al que acabaré visitando será al traumatólogo;) 

Y luego está el hecho de que no siempre hemos tenido la facilidad de comunicarnos de forma rápida  sin importarnos la distancia; hubo una vez que tenías que sentarte a escribir (inciso:recuerdo unos conjuntos de sobres y papel que me encantaba comprar) y comprar sellos y acercarte al buzón, pero con la llegada de los primeros mails casi simultáneamente se produjo la progresiva despedida de las cartas escritas a mano. Yo recuerdo perfectamente aquellas que intercambiaba durante el curso con los amigos del campamento, mientras esperábamos a encontrarnos de nuevo en la Mata de Curueño... (-suspiro mientras se cuela en mi cabeza la sintonía de "Aquellos maravillosos años", que sí que me hago mayor-).

Aún con todo, tú y yo sabemos que los mails podrán ser más rápidos pero al final se van quedando guardados en alguna carpeta del correo electrónico hasta el día que toca hacer limpieza  porque está saturado, y entonces, para hacer hueco a los nuevos, aquellos que habías ido guardando se van directamente a la papelera. 




Por fortuna, cuando me fui de casa recuperé la tradición de enviar postales navideñas. Lo empece haciendo porque me gustaba ver mi christmas junto al árbol cuando llegaba a casa,  porque me apetecía decirles a algunos amigos que los echaba de menos y tenía ganas de que nos volviésemos a ver (soy así, muy sensiblera, muy de llorar a mares con el anuncio de la lotería, del turrón y de los supermercados gallegos de los que no recuerdo el nombre). 

La vuelta al papel, a escribir de mi puño y letra aunque sólo fueran unas lineas, llegó ¿quien me lo iba a decir? de la mano de las nuevas tecnologías, vía Instagram (nota mental que dejo escrita: añadir esta, a mi lista de porque es mi red social favorita). Me empezó a apetecer enviar un trozo de papel, algo tangible, a algunas de aquellas personas con las que compartes tu día a día a través de la fría pantalla del móvil porque te acompañan de lunes a domingo, te sacan una sonrisa, te recomiendan un libro, te invitan a un cafe, te preparan una deliciosa tarta o te regalan un billete con destino a sus vacaciones.

Foto de Ines, @lespetiteschosesdudimanche

Al final, ¿sabes qué? Que los ordenadores, tabletas y teléfonos de última generación nos harán la vida más fácil en muchos aspectos pero las sensaciones de abrir el buzón y no encontrar solo cartas con franqueos pagados o  de ir pasando las fotos de mano en mano o juntos las hojas del álbum de las últimas vacaciones... esas sensaciones son muy difíciles de igualar.


Foto de mi sister, @paulaytu
Y si, aunque empecé hablándote del lío que a veces me suponían las nuevas tecnologías,  me he dado cuenta mientras te iba escribiendo de lo mucho que también me ayudan, así que tendré que ponerme a ordenar fotos pero debería también imprimirlas para poder tocarlas y para que se arruguen y amarilleen, para poder escribir detrás como lo hacia hace años, y quizás alguna transformarla en postal y enviársela a un amigo.

6 comentarios

  1. Absolutamente de acuerdo en todo contigo Vero, miedo me da ponerme a ordenar (y descartar) las fotos que tengo de la niña porque me llega la jubilación y sigo en ello todavía. De verdad hay una aplicación para nivelar los cuadros? Voy a descargármela!!
    Un beso,
    Sonia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo espero que el largo y oscuro invierno danés me de animos para hacerlo Sonia porque es una acumulación que nunca acaba;)
      Besines desde Dinamrca

      Eliminar
    2. Yo espero que el largo y oscuro invierno danés me de animos para hacerlo Sonia porque es una acumulación que nunca acaba;)
      Besines desde Dinamrca

      Eliminar
  2. Tus pensamientos sí que están muy ordenados! Yo también echo de menos las cartas del buzón. guardo todas las que he recibido a lo largo de mi vida...incluso las primeras postales navideñas que nos intercambiamos en clase a los 8 años ��. Ir a comprar sellos y encontrarme con unos escandalosamente bonitos era una obsesión; -por favor, la cara de Juan Carlos no. ��
    Reconozco q Internet me ha facilitado muchísimo la vida, ahora contacto rápidamente con amigos sin necesidad a esperar encontrar el momento de sentarme tranquilamente a escribir una carta que probablemente no iba a tener menos de cuatro páginas, y más en el torbellino de vida en el que vivo. Sin embargo siento una gran nostalgia por aquellas mañanas enteras de domingo escribiendo sin parar o recogiendo mis cartas del buzón. Por cierto, aún te debo una! Tu cumple era por octubre, no?
    Me ha encantado el post!
    Un besazo desde las islas afortunadas
    @nurillapad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria yo creo que hay cosas que solo se deberían poder decir en papel, no te parece?
      Si mi cumple en octubre, un mes y medio y descontando;)
      Besines desde Dinamarca

      Eliminar
    2. Nuria yo creo que hay cosas que solo se deberían poder decir en papel, no te parece?
      Si mi cumple en octubre, un mes y medio y descontando;)
      Besines desde Dinamarca

      Eliminar

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.