Hay gente que no está para salir de casa

Bueno reconozco que quizás el título sea un poco exagerado, no es que crea que una parte importante de la población debería evitar salir de casa o hacerlo bajo estrictas medidas de control, nada más lejos de mis intenciones intentar limitar la libre circulación de personas, principio fundamental y universal, a pesar de los tiempos en los que vivimos.
Pero es que, de verdad, me encuentro con cada personaje, que de tanto callar y no decir nada voy a terminar con una ulcera... Así que, lo escribo.

By Unsplash
En realidad, esto vuelve a estar en la línea de mi último post en el que te hablaba de mi posible intolerancia social, y es que si la falta de empatía y el sentido común es algo que echo en falta, no lo es menos ese saber comportarse mínimo que, al menos, en lugares públicos todos deberíamos tener.

Evidentemente en su casa cada uno puede hacer lo que quiera, pero cuando el espacio lo estás compartiendo con otros, cuando existen esas mínimas reglas de comportamiento no escritas, me resulta increíble tener que morderme la lengua y tener que repetirme internamente "por favor...". 


Sin duda, los lugares donde más echo de menos ese mínimo respeto a los demás es en los transportes y en los museos, unos porque no tengo más remedio que usarlos casi a diario y otros porque a veces veo conductas que me dejan más ojiplática que la propia exposición que este visitando.

Ya conté que últimamente cada vez lo paso peor en los aviones, también hablé en su momento de la falta de higiene, de las ruidosos solidarios que comparten su música o la película con todos los que le rodean, del que se cree ingeniero aeroespacial, de los que aplauden en despegues y aterrizajes, de todo eso ya te hablé aquí

Bueno, pues la lista de comportamientos que no consigo tolerar no ha ido más que en aumento en mis últimos paseos por las nubes. No me quedo corta si admito que abofetearía a aquellos que se pasan el tiempo bromeando con que el avión se va caer cuando tú sientes que en lugar de viajar en un Boeing vas subida a una atracción de feria de tanta turbulencia que hay y, por supuesto, tampoco a aquellos otros que deciden ahogar su miedo en alcohol y superado su nivel de tolerancia deciden amenizarte el vuelo (esto último daría para otro post). 

Así que... Un poco de por favor en los aviones!! Qué no creo estar pidiendo tanto!!


By Unsplash

En los trenes autobuses, ademas de algunos comportamientos comunes a los que  nos encontramos y sufrimos en los aviones, se une el hecho de no tener un sitio asignado; escribo desde mi día a día vikingo, que imagino no distará mucho de la experiencia en los cercanías y metros en España. 

Así que al margen de olores, de tener que compartir tu espacio vital en hora punto a veces más de lo tolerable (es que yo lo iría delimitando a diario: prohibido acercarse a...), yo no logro entender porque cuando hay sitio pero sabes que va a seguir subiéndose gente, cuando están libres los dos asientos, alguien decide sentarse en el del pasillo y casi hay que zarandearlo para que haciendo uso de la flexibilidad que cada uno tenga, lograr pasar al asiento junto a la ventanilla. Cuando además el ejercicio de contorsionismo debe repetirse para poder bajar en la parada que toca, no puedo evitar preguntarme ¿qué es lo que les impide sentarse junto a la ventanilla cuando ven que el tren se está llenando, ocupar además el asiento con su mochila y seguir a su bola? Ya sé lo que estás pensando, seguramente no se ha percatado de la situación porque cuando toma asiento y despliega sus posesiones, no ha vuelto a levantar los ojos de su móvil; seguramente esta sea una buena razón. 
En serio, a esos que viajan como si fuesen solos, me cuesta tanto entenderles... Con lo que a mi me gusta una ventanilla de tren!!


Luego están algunas conductas que pueden verse en los museos, cuando las veo, no puedo evitar cuestionarme si, también como a mi, a los que están a mi alrededor, la ira les recorre el cuerpo al ver que la gente no sabe comportarse y no guarda unos mínimos.
No, no hablo de los que necesitan hacer una foto de cada una de las obras del museo (aunque entiendo porque lo hacen, cuando podrían simplemente dedicarse a disfrutar y comprar el catalogo a la salida), me refiero especialmente a aquellos otros a los que hay que llamar la atención porque están a punto de llevarse por delante con la mochila del tamaño suficiente para superar el ascenso al Naranjo de Bulnes -que, por cierto, dado su tamaño deberían haber dejado en el guardarropa- la escultura de turno, los que les gusta dejar la marca de su nariz en los cristales de protección, los que intentan esquivar el control de la mirada de los vigilantes para situar su nariz a un centímetro del cuadro cuando saben que a esa distancia lo único que verán con claridad es si tienen o no los poros abiertos, y por último, los que dejan que los niños confundan una escultura con el columpio del parque -y advierto, para que nadie se lleve a malentendidos, que la culpa no es de los niños a los que hay que llevar a los museos, la culpa es de los acompañantes adultos.

Louise Bourgeois en el Louissina Museum (truco: yo intento siempre ir por la tarde que está más tranquilo)

En fin, que pudiendo ser tan fácil a veces lo hacemos tan difícil...
Bastaría pensar que no estamos solos, que somos muchos y que el respeto es componente básico de la convivencia.
GuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardar

3 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo contigo en todo, aviones, museos... Pero te explico lo del asiento del pasillo���� En mi caso, me siento ahí cuando no voy hasta el lunes final o son pocas paradas para después no tener que molestar a quien esté en el pasillo al salir. También en mi caso, tengo sobrepeso y el del pasillo es un sitio más cómodo respecto al espacio y no me dificulta la salida con señoras que se niegan a moverse cuando llega mi parada. Todo lo demás totalmente de acuerdo ������

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo entiendo cuando hay un motivo, pero de verdad no puedo cuando es cuestión de falta de educación, ahí me enervo un poco.

      Besines from Denmark

      Eliminar
  2. Totalmemte de acuerdo con todo!! yo creo que es más falta de educación desde peques, porque nadie les ha explicado que no hagan tal o cual cosa, para ellos es algo "normal" y están en otra vida paralela a la nuestra.
    P.D. Me relaja enormemente leer tus post.
    Un besiño Galego ��

    ResponderEliminar

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.