Conversaciones con mi madre (que seguro que te suenan)

Buenos días!!

Qué tal va todo? Yo, estupendamente, en mi paraíso astur, como para no estarlo!!
Pensarás, y con razón, que menuda suerte la mía, en casa de la mamina asturiana que me cuida casi mejor que nadie (para que no se me ofenda maridin). 

Si no me he quedado dormida, cuando se publique el post estaré sentada en la banqueta de la cocina desayunando,  y repitiendo esa frase que hay que decirle siempre a las madres: "no, no quiero más, así está bien, si ya estoy llena"... 
Está visto que por muchos años que cumplamos, nunca dejamos de ser hijos, ¿no?

Da lo mismo los años que vayas cumpliendo o los que hayan pasado desde que te fuiste de casa, hay  conversaciones que se repiten y puedes anticiparlas casi textualmente sin miedo a equivocarte. 
Por eso, aunque yo escribí este post todavía desde tierras vikingas, sé casi con toda seguridad que ese primer toma y daca madre e hija será algo así...




Habré terminado el café y estaré a punto de levantarme para irme a arreglar...
- ¿Necesitas planchar algo? 
- No, tranquila me voy a poner unos vaqueros y cualquier cosa, si total voy a estar toda la mañana de recados. 
- ¿Quieres que suba al centro y nos tomamos un café? (aclaro que en mi casa siempre se ha utilizado eso de subir y bajar del centro como si subiésemos y bajasemos el puerto Pajares) 
- Si es que la verdad... es que no sé como voy a andar de tiempo. 
- Bueno, me llamas y me vas diciendo. 
- Vale, pero yo creo que cuando termine con todo, bajaré a comer a casa y a descansar. Luego ya preparo las cosas para cuando lleguen ellas.
- Si, igual es mejor, intenta que no se te haga muy tarde y así tienes tiempo para descansar. Oye, ¿a qué hora vienes a comer?
- Es que... no estoy segura... cuando acabe...
- No, tranquila, es por saberlo para tener caliente la comida (una obsesión de madre, o al menos de la mía).
- Vale, te llamo cuando vaya a bajar, pero estaros pendientes del teléfono que la mitad de las veces no lo oís.
- Pues es raro (...) Oye, ¿qué quieres comer?
- Mama, lo que vayáis a comer el resto.
- Bueno Vero, yo te lo digo porque tu padre tiene... pero como a tu tia y a mi no nos gusta, también hay ... pero que si tu quieres otra cosa...
- Mama... algún día esto debería dejar de ser un restaurante con carta. (Risas, y como no querra darme la razón se irá a hacer cualquier cosa).

Después de esta conversación, terminare de prepararme y me iré a recadear por mi Oviedin del alma, volveré a casa, descansaré y esperare a que lleguen ellas para reencontrarnos, y entonces me desharé de todas esas ganas de abrazarlas que me he traido como equipaje.

Y en unos días, cuando recupere fuerzas después de los que estoy segura serán unos fantásticos días, volveré y te lo contaré.... Me voy a tomar un mini break de una semana, nos vemos el próximo viernes:) 

4 comentarios

  1. Tú lo has dicho, por más que crezcamos para nuestras madres siempre seremos sus niñ@s. Y qué gusto da que a una la mimen tanto... :)
    ¡Besotes y pásalo genial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Visita disfrazada y vuelta a casa cargada de mimos.
      Besines desde Dinamarca

      Eliminar
  2. Una madre lo es toda la vida y no dejan de "educarnos" como hijas, Y nosotras lo haremos con las nuestras ....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De madre nunca se dimite, ni falta que hace!!
      Besines desde Dinamarca

      Eliminar

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.