Plan del sábado noche

Buenos días,

Qué tal ha ido el finde? Por aquí seguimos de festivo pero lamentablemente hemos dado por finalizados, al menos por el momento, aquellos días de cielos azules, de sandalias y mangas cortas. No pasa nada, ha sido un agradable paréntesis meteorológico y ahora no queda más remedio que buscar otras nimiedades de felicidad en los lluviosos días que nos quedan por delante.

No me explico porque, pero cuando me he sentado delante del ordenador me han entrado unas ganas locas de hablarte de nuestro planazo del sábado noche. Claro que dicho así, igual piensas que te voy a pasar la dirección de un sitio monismo con un ambiente ideal, y la verdad es que yo estaba pensando más bien en mi salón, mi sofá y el festival de Eurovision.
El de hoy es un post de esos que difícilmente encaja en alguna de los temas de los que generalmente suelo hablar, pero digo yo que en "Mis cosas" hay cabida para cualquiera de mis divagaciones, no?


Si has tenido realmente un plan mejor que el mío el sábado por la noche, entenderé que dejes de leer aquí, sino puede que te pique la curiosidad o que en el fondo tú también hayas sucumbido al festival de la canción europea (Jose Maria Iñigo dixit).

Antes de ponerme a despotricar sobre banalidades varias, algunas consideraciones previas:

  • No soy una eurofan declarada, pero no me digas porque creo haber visto casi todas las ediciones desde que tengo uso de razón, no estoy segura de haber llegado hasta el momento de las votaciones en todas ellas pero podría canturrear (que me gusta a mi cantar aunque desafine y me invente las letras) la mayoría de las canciones que hemos ido enviando desde más o menos el Made in Spain de la Decada Prodigiosa.
  • Ayer me sente a ver el festival sin tener ni idea de quien era Barei ni que iba a cantar, el año pasado también me despiste y no sabía lo que iba a hacer Edurne y sigo sin saber que hizo exactamente porque nos lo perdimos.



Al grano, algunas de mis conclusiones sobre el festival:

1. Será un festival de la canción pero también puede ser considerado un antidecálogo sobre el buen vestir, se supone que potencialmente tienes a los espectadores de Europa, Israel, Australia y EEUU sentados frente a su televisor y algunos de los cantantes que aparecen en el escenario, son como para mandarlos de vuelta al camerino y pedirles que se cambien de ropa bajo castigo de no dejarles cantar.
Las mujeres son las peor paradas porque está claro que la figura del estilista no está suficientemente valorada. Algunos ejemplos (voy a obviar a nuestra Barei) son: la representante alemana vestida con un rollo manga pasteloso que era un sufrimiento con solo mirarla, la cantante austriaca disfrazada de princesa Disney (y cantando en francés!!! Que me vas a perdonar pero "je ne comprends rien", menuda forma de intentar que la invitasen a Eurodisney, no?) y que decir de la representante de Malta que claramente iba de Mariah Carey en estado de buena esperanza, estaba la señora como para hacer coreografía en mitad del escenario.
De los hombres poco hay que decir, mayoritariamente la consigna de este año era informal, mucha zapatilla blanca y poco más, gracias a no sé sabe my bien que, atrás quedaron aquella época de trajes satinados. En mi humilde opinión, desaparecieron a medida que el numero de fuegos artificiales en el escenario fueron aumentando ante el peligro de que alguien pudiese prenderse fuego.
Y luego, todo hay que decirlo, independiente del género, hay una tendencia a los oscuro, a viajar en el tiempo, a salir corriendo si te los encuentras de frente en la calle por la noche, véase por ejemplo Polonia y su cantante recién salido den castillo de Transilvania y que parecía hacerle ojitos al cuello del cámara  o el representante de Israel que era una mezcla entre Boy George, el cantante de The cure y Marilyn Manson. Un poco de por favor, que hay niños que pueden estar viéndolo y tener pesadillas por la noche!!



2. Con Eurovision aprendes o en el peor de los casos repasas geografía. Para los que somos de la EGB y estudiamos todavía la URSS, para los que nunca fueron unos apasionados de estudias países y capitales, rios y cordilleras (uno de mis juegos favoritos!!), para todos ellos Eurovision te sitúa en el mapa todas las antiguas repúblicas soviéticas, hoy países soberanos.
¿Qué tire la primera piedra el que hubiese acertado a la primera donde estaba Moldavia? Que no se trata de un país cualquiera nooo, que nos dieron 12 puntos (12 points!!) y que además es el país que  regalo al mundo aquella canción que hace unos años nos saturó "Dragostea din ten".
Ahora por favor que nadie se lleve al equivoco, Israel no forma parte de Europa aunque haya pasado de ser un país invitado a uno fijo, y a pesar de que el Maccabi juegue la Euroliga, y por supuesto con Australia otro tanto de lo mismo. Lo peor de estos casos es que habiendo sido invitados no saben comportarse y conformarse con hacer un papel digno, Israel ya ha ganado en un par de ocasiones y Australia estuvo a punto de dar el sábado el campanazo... ¿Menuda broma el próximo festival de la canción europea desde Melbourne, no? Con el precio que tienen los billetes!!



4. Y ganó Ucrania, un país del que como poco se puede afirmar que está en situación de inestabilidad política, con una canción, 1944, sobre la deportación del pueblo tártaro durante la época de Stalin... Debía estar contento Putin cuando vio como el televoto (o se dice el voto de los espectadores?? -entre nosotros, no me entere muy bien del nuevo sistema de voto-) convertía en ganadora a la cantante ucraniana, dicen que se prohiben y evitan las consignas políticas en las canciones porque sería ir contra la naturaleza con la que se creó el certamen...
A mi personalmente, entre Rusia y Ucrania, me gustó mucho más el cantante ruso y su puesta en escena, llámame insensible ante el sufrimiento del que hablaba la canción vencedora pero yo me fui a la cama pensando que Putin en ese mismo momento estaba llamando a todos sus generales y nos íbamos a levantar con los titulares de la invasión de Ucrania y la adhesión como territorio de ultramar de Australia, y que además, este tipo de eventos cuestan un pastizal y no me parece a mi desde la lejanía y con el conocimiento parcial de la situación, este el país como para muchas celebraciones.



El único punto negativo de la noche es que no me daba la vida para comentar vía whatsapp y seguir todas las actualizaciones vía twitter. Es que la gente es muy buena aprovechando los 140 caracteres!! Así que ya en la cama, no pude evitar ponerme a repasar todo aquello que me había pérdido.

Gracias por aguantar la super banalidad de post de hoy, si llegamos a la próxima entrega de los Goya me veo escribiendo cual experta sobre los modelos de la alfombra roja ;)

4 comentarios

  1. ¿Australia Europa? Todavía estoy en shock. Y es que Israel está pegadito pero ¿Australia?
    Eso sí, la última ilustración es buenísima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay quien lo entienda, que le cambien el nombre, no? Euro plus invitados visión... queda largo pero no sé me ocurre nada mejor;)
      Está claro que tenemos pocos amigos y círculos de influencia para quedar por encima del puesto quince, viendo la ultima ilustración ;)
      Besines desde Denmark

      Eliminar
  2. Ay, debo ser la única que no ve Eurovisión... jejeje
    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te echas unas risas... sino tienes mejor plan, claro!!
      Besines desde Denmark

      Eliminar

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.