La agenda de junio en Copenhague

Buenos días,

En ese momento planificación que me entró la semana pasada, pensé que ahora que se acerca el verano y dada la cantidad de vuelos baratos que hay a tierras vikingas, podría compartir una selección de ese tipo de planes que voy añadiendo en mi agenda.

A dos días de que empiece Junio, y previo aviso de que este suele ser un mes inestable meteorológicamente hablando, Lo que significa que podría ser katiuska día si, día también, o katiuska por la mañana y tirantes por la tarde, pero también podría alargarse el fantástico mes de mayo repleto de días soleados que hemos tenido.
Aunque el mejor consejo que siempre doy es dedicarse a disfrutar de ciudad, si sale el sol sonreír y si está gris no mirar al cielo porque si algo voy aprendiendo de estos vikingos es que por estas latitudes, al final, el modo verano es más un estado mental que otra cosa.   

www.visitcopenhagen.com

Regalar sonrisas


Lo comparto contigo porque quizás nunca habías pensado en regalar sonrisas (en papel).

Te cuento... Él no quería celebrar, yo no quería que fuese un día más, así que tenía que buscar alguno de esos pequeños detalles que sabía le robarían una sonrisa y que además podría guardar por si las volviésemos a necesitar. 

Él y yo sabemos que no ha sido un gran año, pero como siempre me repite, y además tiene razón, aunque a veces me cueste dársela... hasta un año malo tiene sus momentos buenos...

A él ya le dije que no había sido muy difícil encontrar una buena colección de nuestras sonrisas, casi más sencillo que encontrar tarta para poner tanta vela (está claro que las velas números han sido un gran invento!!).

Y como no es muy de celebraciones, espero que se acordase de pedir el deseo.
Yo, mujer precavida, también lo pedí, por si a él se olvidaba o por si, en secreto, pedíamos el mismo y así, quien sabe, es más fácil que se cumpla.




P.D.1 Prométeme que vas a dejarte hacer más fotos aunque no te gusten demasiado, se revalorizan cada día que pasa y nos ayudan a no olvidar los pequeños momentos de felicidad. (Este mensaje es pa ÉL pero también podría servir a ti, si huyes de la cámara o cerca tienes alguien con aversion a las fotos).

P.D.2 ¿Alguna vez creíste que fuera capaz de escribir un post tan corto? Es que a veces sobran las palabras.

Nunca dejes de sonreír 





Un sitio especial en Hornbæk

Hola,

Aquí, el Guadiana vikingo, ese blog lleno de divagaciones varias y que algunas veces te sorprende con recomendaciones de "sitios imprescindibles" por estas latitudes, ese mismo que aparece y desaparece sin sentido alguno, hoy  vuelve a sus pantallas.
Ay... desde que descubrí el concepto slow blogging, me he hecho una ferviente practicante :)
Pero no te vayas a pensar, ya tengo el calendario casi cuadrado, con entradas pendientes de escribir, eso sí, así que tengo que ponerme las pilas en los próximos días sin más dilación porque se aproxima momento maletas.

Sírvete un café que hoy te invito a compartir mesa en el último descubrimiento en nuestro pueblo con mar, Hornbæk, ese que tanto nos gusta (abro paréntesis para dirigirme a maridin que cuando lea este post lo primero que va a pensar será... "sí, si, te gusta mucho, sobre todo porque solemos ir cuando hace buen tiempo para que tengas tu dosis de playa, pero cuando te digo si buscamos casa por aquí arriba, ¿qué me dices? Que naranjas de la china para mi!!". Es que él no tiene interiorizado el concepto básico: lo que está bien para turistear, no tiene porque ser fantástico para el día a día).


Plan del sábado noche

Buenos días,

Qué tal ha ido el finde? Por aquí seguimos de festivo pero lamentablemente hemos dado por finalizados, al menos por el momento, aquellos días de cielos azules, de sandalias y mangas cortas. No pasa nada, ha sido un agradable paréntesis meteorológico y ahora no queda más remedio que buscar otras nimiedades de felicidad en los lluviosos días que nos quedan por delante.

No me explico porque, pero cuando me he sentado delante del ordenador me han entrado unas ganas locas de hablarte de nuestro planazo del sábado noche. Claro que dicho así, igual piensas que te voy a pasar la dirección de un sitio monismo con un ambiente ideal, y la verdad es que yo estaba pensando más bien en mi salón, mi sofá y el festival de Eurovision.
El de hoy es un post de esos que difícilmente encaja en alguna de los temas de los que generalmente suelo hablar, pero digo yo que en "Mis cosas" hay cabida para cualquiera de mis divagaciones, no?


Si has tenido realmente un plan mejor que el mío el sábado por la noche, entenderé que dejes de leer aquí, sino puede que te pique la curiosidad o que en el fondo tú también hayas sucumbido al festival de la canción europea (Jose Maria Iñigo dixit).

Nimiedades que me han hecho feliz

Buenos días!!

Sin saberlo he descubierto ser una fiel seguidora de la corriente slowblogging por eso este post no es fruto de una planificada organización, sino más bien de un momento tipo "me pase con la dosis de cafeína, voy a levantarme a por el ordenador y aprovechar para escribir un rato". No es la primera vez que me pasa, de hecho, ahora cada vez que sucede pienso que a Elvira (en confianza, como si fuéramos íntimas) también le pasaba en Nueva York y aquello termino convertido en un libro Noches sin dormir, que por cierto, no me cansaré de recomendarte. 

Como no estaba muy segura de que podía contarte, he pensado en resumirte mi semana. 
En lineas generales ha sido una buena semana, obviamente ha tenido sus cosas, porque mi vida, imagino que como la de la mayoría, se compone de buenos, menos buenos y malos momentos, pero cuando se alinean los astros, en este caso sería más preciso decir "cuando el sol se deja ver durante tantos días seguidos", parece que todo  es un poquito mejor.


Kilómetros de acantilados: Møn

Buenos días, 

Entre nosotras, el lunes después de un finde largo con cielos azules y temperaturas entorno a los veinte grados es menos lunes. 
Parece ser que estos vikingos han decidido secuestrar la primavera. Podría decirte lo mucho que lo siento y que voy a intentar convencerlos de que está muy feo hacer este tipo de cosas, por muy largo, oscuro y frío que sea el invierno, pero la verdad... es que yo sintiéndolo -no mucho-, por una vez y sin que sirva de precedente, los apoyo firmemente.


Gracias entre otras cosas a las bondades meteorológicas que estamos disfrutando, el sábado nos fuimos de excursión. Nos dejamos llevar por google y por nuestras no siempre acertadas decisiones y el resultado es el que te voy a contar. Te adelanto que nosotros tenemos un master en no estar muy acertados... o no, depende como lo mires.

Perdí el equilibrio

Imagina que estás haciendo equilibrios sobre una cuerda y alguien decide que te está resultando demasiado sencillo y decide aflojar la cuerda de un lado, y entonces empiezas a tambalearte y tienes miedo a caerte. Así fue como me sentí la semana pasada.

Pasaron demasiadas cosas y ninguna buena, así que sólo ÉL que siempre me coge la mano y me susurra que “todo saldrá bien”, los amigos que saben lo que decirte para ayudarte a recuperar tu sonrisa y los libros fueron la tabla de salvación a la que agarrarme para volver a equilibrarme.

Escribí, o más bien lo intenté, pensé que estaba preparada pero me equivoqué porque no era así, hay párrafos inconexos guardados como un borrador que algún día pondré en orden.


Hoy compartiré una despedida, un desequilibrio, que hizo aún si cabe un poco más dura la semana pasada y un par de títulos de los libros que leí, de esos que te ayudan a encontrar de nuevo el equilibrio. 
De momento esto es de lo que sí que puedo escribir.