Chocolate, café y orgullo

Buenos días,

Ay qué ganas de viernes... Ay qué pena que los rayos del sol esta semana tocasen el jueves con lo bien que nos hubiesen venido para el fin de semana, lo peor es que dicen los entendidos (los "Montesdeoca" vikingos) que de aquí a unos días no podemos esperar más que lluvia y viento, así que el plan perfecto podría ser: montar el árbol (a ver si de una vez lo hago),y tardes de esas dedicadas a la lectura en el sofá y ya puestos con una buena taza de chocolate caliente y churros!! (de los de verdad, no del sucedáneo que les venden aquí a los autóctonos).
Aunque te voy a confesar una cosa, churros no tendremos pero chocolate a la taza (Cibeles, el que siempre se ha tomado en mi casa), de ese todavía algo queda del último paquete que llegó de España.

Foto Pinterest (en la churrería de mi barrio esta no es la presentación)



Y mientras sigo pensando en disfrutar estas navidades en casa de ese chocolate, puedo ir hablándote de lo que las Cantábricas hemos bautizado como nuestro "Skype café", o lo que es lo mismo, nuestro remedio a la ausencia de teletransporte.
Básicamente consiste en que yo me voy a la cocina, me preparo un cafetín y con mi tacita humeante me planto frente al ordenador, mientras a 2673,6 kms (dice San Google) en un lindo café de Coruña, Lorena y Paula disfrutan del suyo. 
Es nuestra forma de olvidarnos de esa retahíla de kilómetros que nos separan, y lo hacemos, créeme que lo hacemos... nos ponemos a charlar, nos reímos, hacemos planes y decidimos cuando volveremos a repetir este invento  nuestro y así vamos descontamos días para Navidad.
Y esta recién instaurada tradición surge como todo lo nuestro de forma rápida, de una medio en broma... un viaje a Copenhague de un click via IG, y nuestro "Skype café" de un whatsapp en el que yo solicitaba que al menos me tuviesen con ellas en espíritu y pidiesen una tercera taza... 
Siento que hemos encontrado la forma de "disfrutar de lo lindo" de nuestra complicidad sin importar el número exacto de kilómetros que nos separan.
No es magia, es amistad. Gracias chicas!! 

Aquí, Lorena sosteniéndome mientras Paula hace documento gráfico de nuestro primer Skype café
Y la señora de atrás alucinando, claro.
Y siguiendo con mis Cantábricas... Que paerecen que se han empeñado en regalarme momentos de felicidad, también quiero contarte que a veces ésta cnsiste en poder compartir los logros y triunfos de tus amigos, sientiéndote tan orgullosa que te entras ganas de gritarle al mundo: "Está chica vale un potosí, y yo, - haciendo todo tipo de aspavientos para que no quede ni la más mínima duda- yo soy su amiga".
Estoy tan feliz de ver su proyecto hecho realidad... Ella, Lorena, ahora además de médico de urgencia, esposa, madre, amiga, blogger, socia fundadora de Lucus Camp y muchas otras cosas más, ahora también es la dueña de una tienda llena de boniteces.
A ver que no soy objetiva, que yo por mis amigas iría al fin del mundo, cruzaría océanos en una barco de papel, pero es que detrás de este sueño hay mucha ilusión y trabajo, y se merece todo el éxito del mundo, que lo va a tener porque yo ya se lo he dicho, a la fábrica de Arteixo ya han llegado rumores de que les ha salido una fuerte competidora ;) 

Lo de llevar mil cables, baterias extras,  sueltos por el bolso ha pasado a la historia.

Ya ves, hoy el café lo he transformado en chocolate con churros, he compartido lo que por el momento salva el considerable retraso con el que está llegandoa hacerse una realidad lo del teletransporte, y me he pavoneado de amiga emprendedora... No me he enrollado más porque esta semana, lunes y miércoles, la cosa se me fue un poco de las manos.

Disfruta del finde, el lunes nos vemos.    

No hay comentarios

Solamente por haber dedicado parte de tu tiempo a leer lo que pasa en mi mundo, te estoy muy agradecida.
Si además quieres dejarme tu opinión, mi agradecimiento se multiplicará por mil, pero te pido una cosa: se respetuoso en todo lo que tengas que decir.
Y recuerda a través de este blog solo quiero compartir como vivo el mundo que me rodea.